sábado, diciembre 18, 2004

LA ÚLTIMA


Posted by Hello
Y por fin, la última foto del día. Nos fuimos a Atocha, y dejamos un ejemplar en El Rincón de las Palabras. Aquí veis a los últimos de Filipinas, acompañados por Álvaro, mi hijo, que también colaboró con su mano a dejar constancia de nuestro esfuerzo.
Como he dicho, el ejemplar duró como una hora en el sitio, pero fue visto y leído por bastante gente.
Un saludín

MÁS FOTOS



Posted by Hello

Poco a poco, se fueron uniendo amigos a la foto de familia, mientras otros desaparecían. Gustavo e Ignacio se esfumaron, pero aparecieron Carla (secuestrada de su sesión de firmas), Ken, que no hace falta señalar para saber quien es, Álvaro Ortiz, con su extraña perilla, y Guillermo Capacés, con su enorme presencia. Por cierto, cuando perpetré el secuestro de la pelirroja, regalé a Jamie Delano un ejemplar de MARZO. Le gustó la idea de que fueran aficionados, y no profesionales (bueno, en su mayoría, se entiende), los que colaboraran en el libro. Ah, le gustó lo que vió.

jueves, diciembre 16, 2004

TRAS LA PRESENTACIÓN


Posted by Hello
Aquí estamos en la sala de proyeciones, tras la presentación. Detrás, y de izquierda a derecha, Txiki Palomares, yo mismo, Gustavo Higuero e Ignacio Ochoa. Delante, Adela Torres, Ferrán Clavero, Pedro Alegre y Juan Antonio Rodriguez.

LA PRESENTACIÓN EN MADRID

Bueno, tras la comida, nos dirigimos todos juntos hacia Expocómic. Esta vez, el viaje fue rápido.
A mitad camino, me di cuenta de que no tenía la cámara. Supuse que la había dejado en el carro de Claudia, y me puse a buscarla. Horror, de repente recordé que la dejé en la silla del restaurante.
Susana y Ruth se ofrecieron para buscarla, y yo continué, como pude a cause de mi ya adorada tendinitis, hacia el lugar de la presentación.
Tuvimos suerte. Mala, por supuesto.
La presentación era en la sala de proyecciones. Justo al lado del concurso de cosplay. Decenas de chavales y chavalas disfrazad@s se esforzaban por berrear, a cual peor, canciones de sus series de anime preferidas. Aún así, pudimos presentar con un mínimo de sonido.
Comencé yo hablando de como surgió el proyecto (una lástima que Quim no pudiera venir. Habría sido más completo), y Pedro Alegre se encargó de presentar y hablar sobre los autores.
Lo sorprendente: la sala, aunque reducida, estaba a tope. No quiero llevarme a engaño: muchos de los que llegaron a última hora, lo hacían buscando sitio para estar cerca de Neal Adams, que venía después de nosotros. No importa. Estuvieron y aguantaron el tirón.
La presentación está grabada en vídeo, aunque con un sonido pésimo, a causa del jaleo de los chavales disfrazados, pero aún se puede ver.
Después, nos hicimos las fotos de rigor, en la que posamos todos los colaboradores asistentes, y nos dispusimos a salir a la jungla de Expocómic, por si alguien quería saber algo de nosotros.
Pues no, pero nos encontramos con Alvaro, Guillermo y Ken, que esperaban, frente al cosplay, a que salieramos a la palestra a hacer la presentación. Se equivocaron de lugar...
A alguien se le ocurrió que los presentes deberíamos firmar los ejemplares del resto, y durante una hora, en eso estuvimos. Sorprendentemente, no hubo error en los ejemplares, y todos acabamos llevándonos los nuestros, firmados por cada uno de los otros autores.
Después de varias desapariciones mías, de las comunes, nos fuimos unos cuantos a Atocha, donde dejamos un ejemplar, y escribimos algunas palabras en el Sitio de Palabras.
Elegimos el texto de la contraportada, obra de Juan Jose Haro, y un poema de Adriana Alarco de Zadra, que nos parecieron muy adecuados.
Tras este pequeño acto, llegó el momento de las despedidas. Alvaro y Guillermo volvían a Zaragoza, Pedro tenía que ir a cenar con su familia, y quedamos Susana y yo, Adela y Juan Antonio, que estuvimos disfrutando de un momento de buena charla entre amigos, en una cafetería en la estación.
Cuando nos ibamos, acompañamos a Adela hasta el andén, y el ejemplar seguía en su sitio, aunque alguien lo había ojeado, y dejado de otra manera a la que lo pusimos. Cuando volvimos Susana y yo, treinta segundos después, ya no estaba.
No nos importó, desde luego, porque esa era su función, estar a la vista para que sirviera de homenaje. Quizás lo cogió algún familiar de una víctima, o un usuario que sufrió en sus carnes lo que a nosotros nos llevó a crear este libro.
No se, pero no me importa
Un saludín

sábado, diciembre 11, 2004

LA COMIDA GALLEGA EN MADRID III


Posted by Hello
La última parte de la mesa. Ruth, la chica de Ferrán; yo mismo, con mi perilla; Susana, ojeando el book de Ferrán; Claudia, asomando por el carrito; Álvaro; el amigo de Ferrán y el mismo Ferrán.

LA COMIDA GALLEGA EN MADRID II


Posted by Hello
Otra vez Juan Antonio, Adela Torres y Txiki Palomares. Las botellas de agua son puro adorno. El vino estaba más rico.

LA COMIDA GALLEGA EN MADRID


Posted by Hello
Se me olvidó añadir a la comida al amigo Juan Antonio Rodriguez, que llegó a punto y hora de comer. Es el moreno con perilla que ocupó el único sitio libre que quedó. Junto a él, y de derecha a izquierda (sí, yo al revés que todo el mundo), Pedro Alegre "Japi", Ferrán Clavero y el amigo de este (¿Oscar, quizás?)

CRONICA DE UNA PRESENTACIÓN II

Pues ya estamos en sábado...
Tras desayunar ese tipo de desayunos que sirven en los hoteles, y que nunca te atreverías a preparar en casa (en parte, por el follón que supone ponerte a freir longanizas, batir huevos, tener mantequilla, untar tomate en el pan, preparar café, zumos varios ...) pero que en los hoteles, pues es necesario tomar, partimos hacia Expocómic.
Tengo que hacer un inciso en la narración. ¡Vaya mierda de metro tiene Madrid!
Sí, será muy útil. Te acerca rapidamente a cualquier lugar de la capital, sin atascos, sin problemas... si no vas con un carrito de bebé. Sube escalera, baja escaleras... Los escalones de las escaleras mecánicas son infimos, y casi no caben las ruedas... Los ascensores, están todos en Príncipe Pío, (¡Cuatro distintos para llegar al nivel de la calle!), y en el resto de la red, ni uno...
Una odisea, vamos.
Pero a lo que voy.
Llegamos al Pabellón de Convenciones, y entramos. Las acreditaciones las recogimos el viernes, así que no hubo problemas. Me encontré con Pedro y tras las presentaciones, fuimos a tomar algo fresco ... ¿a la cafetería? ¡Qué va!
A la mesa redonda sobre el Víbora, en varias de las pocas sillas libres que habían. Alvaro Pons nos miraba de reojo, atento por si en algún momento desviabamos nuestra atención a lo que se comentaba en la mesa... Y me habría acercado, porque hablaron de un par de temas que me interesan, aunque estábamos allí por algo.
Susana y los nenes se fueron al Rastrillo este de los famosos, que estaba al lado, y Pedro y yo comenzamos a trabajar.
Primer objetivo: encontrar a los colaboradores.
Por megafonía se avisó que estábamos allí. No apareció nadie.
Al momento, cuando ya estábamos desesperados, hacen acto de presencia Ken Niimura, Guillermo Capacés y Álvaro Ortiz. Menos mal, no estamos solitos. Más presentaciones.
Llamo a Txiki Palomares, que me dice que no vendrá hasta la hora de la comida, y sólo un rato, que su mujer está pachucha y debe volver pronto a casa.
Cuelgo y me llaman por teléfono. Se trata de Gustavo Higuero e Ignacio Ochoa. No encuentran sus acreditaciones, aún y cuando yo estoy seguro de haberlas pedido. Pedro y yo salimos, y les hacemos entrar sin problemas.
Desgraciadamente, no pueden venir a la comida, que vemos como va perdiendo comensales. Para acabar de arreglarlo, Txiki no aparece, y Pedro y yo, previsores que somos, no tenemos la dirección del restaurante. Por suerte, Susana me llama y me dice que espera en la puerta... con Txiki.
Más presentaciones. Más alabanzas al libro (nunca son pocas para este trabajo), y de camino al restaurante.
Txiki, nuestro guía, nos dirige hacia el mismo... a golpe de plano. Como es normal, acabamos dando una vuelta a la manzana, y caminando unos cien metros en dirección contraria. Rectificación de rumbo y entonces, llama el teléfono. Adela Torres nos espera en la puerta del restaurante, con alguien más, cuya identidad desconocemos, pero que no nos importa, porque así seremos más en la comida. Los que nos esperan resultan ser Ferrán Clavero, Ruth, su chica, y el hermano de esta, de cuyo nombre no consigo acordarme (perdón, perdón, perdón...)
Entramos en el restaurante, y tras el manduqueo de Claudia, que siempre es la primera en comer, llueva o truene, se nos llena la mesa de buenos manjares del norte, entre hay que destacar el pulpo y los choricitos... y esas botellitas de vino gallego que van vaciándose misteriosamente.
Ferrán y el hermano de Ruth nos enseñan sus books, ambos impresionantes, y la comida transcurre entre risas, anécdotas (entre las que destaca un montón de faltas de ortografía que se em colaron en el texto de presentación del libro) y un momento de nervios, ya que se nos acercaba la hora de la verdad. O eso le parecía a Pedro, que no paraba de mirar el reloj, y al que Adela llegó a comparar con su madre. Glups...
Después, nos levantamos, pagamos, y al tajo, que es gerundio.
O no, pero da igual, que tú ya me entiendes.



CRÓNICA DE UNA PRESENTACIÓN

Bueno, han pasado muchos días, han pasado muchas cosas, y he desatendido demasiado esta bitácora. Ahora, vuelvo a escribir, tras unos días en los que no he tenido tiempo ni para estar relajado.
La cosa viene de lejos, desde luego. Desde el día once de marzo.
Ese mismo día, comenzó un trabajo, una labor que me ha tenido atrapado hasta hoy mismo, y que durará todavía unos cuantos meses, pero esta vez, en plan más tranquilo. Espero.
MARZO ya está en las tiendas, distribuido.
Sí, tantos meses de trabajo, y el niño ya se mueve sólo.
Pero hay mucho que contar sobre este libro. Cosas que han pasado estas dos últimas semanas, y que quizás no conozcas.
Los nervios fueron in crescendo durante la semana del 22 al 28 de noviembre. Se acercaba la presentación en Madrid, y la cosa se iba poniendo calentita. El lunes por la tarde, me llamó Silvia Casasola, productora del programa de Onda Cero, La Rosa de los Vientos, cuyo director, Juan Antonio Cebrián, tuvo a bien prologar el libro. Esa misma noche participé en el programa, justo detrás de Txus, el batería de Mägo de Oz.
Los que me conoceis, sabeis mi admiración por Juan Antonio, y mi dedicación a la Rosa. Fueron unos doce minutos, segundo más, segundo menos, que me permitieron entrar en directo en la historia de uno de los más grandes programas de la rádio nocturna de este país.
Un rato antes, estuve en Que te cuentas, el programa "primo" del Hablar por hablar, pero que se emite en los 40. Allí dimos a conocer el proyecto al principio, y quise volver a anunciar que ya estaba terminado.
La semana pasó, preparando, llamando, escribiendo, organizando...
Y el viernes, a primera hora de la mañana, la familia Alós - Mora salió de viaje hacia Madrid.
El viaje estaba bien. Tranquilos, casi sin tráfico, y muy relajados. Los libros habían salido por la tarde anterior de Barcelona, y por la mañana estarían en Expocomic. Las advertencias de Susana para que lo comprobara todo una vez más, por la noche, no tenían razón de ser.
Iluso...
Cerca de Madrid, llegando ya casi, suena el móvil. Lo coge Susana, y le veo sonreír, divertida. Malo...
Cuelga y me lo suelta. Era Chechu, de Astro City. Chechu se ofreció a recibir los libros en Madrid, y a guardarlos hasta que llegaramos. Pues bien, había recibido una llamada de la agencia de transportes, subcontratada por Nacex, para hacer el transporte hasta Madrid. Preguntaban si no importaba que los libros llegaran el sábado, por la mañana o quizás a media tarde...
Parada de emergencia en una estación de servicios, llamada a Nacex, y la calma. Había habido un error, pero las cajas ya estaban de camino a Madrid. Llegaron esa misma tarde...
Después de pasear por Madrid, saborear un chocolate con churros en un bar de la Plaza Mayor (me pareció excesivo probar los famosos bocadillos de calamares), nos acercamos a Expocomic, localizamos las cajas, y repartí unos pocos.
Conocí a Carla, liada ella con las firmas de su Hire (excelente teleo. Cómpralo), y desaparecimos hasta la mañana siguiente.

lunes, noviembre 22, 2004

CONSIDERACIONES ACERCA DE MARZO

Estos días, ya he realizado cuatro entrevistas para medios interesados en el libro MARZO, En tinta propia. Han sido practicamente calcadas, y en ellas he contado como nació el proyecto, y como se ha ido desarrollando.
Pero a fuerza de repetir lo mismo una y otra vez, he acabado dándome cuenta de un detalle muy importante, que hasta ahora no había apreciado, y que puede suponer la diferencia entre un tebeo benéfico, sin más, y un revulsivo para toda la industria del tebeo en España.
MARZO supone la colaboración de más de 70 artistas (¡¡70!!), trabajando coordinados, para presentar una serie de reflexiones sobre un hecho brutal, que conmocionó a la sociedad española, e incluso me atrevería a decir que mundial.
Hemos visto esto mismo en el cine, en libros, en artículos que, con mayor o menor fortuna, tocan estos temas, con el claro interés de activar una zona de nuestro cerebro que piense y actúe en consecuencia.
Nunca se había hecho antes en un tebeo.
Bueno, miento. Artículo 20 se realizó con un fin similar, para facilitar a un autor demandado por su obra, el dinero para pagar los daños y prejuicios (terribles y demoledores, sin duda), causados a un señor, que, paradójicamente, ni siquiera era la "víctima" del chiste.
Tenemos, entonces, dos casos, cercanos en el tiempo.
MARZO y ARTÍCULO 20 suponen un antes y un después para la industria del cómic. Demuestran que este, nuestra querida narrativa gráfica, puede ser un medio de protesta masiva contra determinadas injusticias sociales, igual de potente, igual de eficaz, que una película o un sesudo libro.
No me refiero a convencer al público, que piensa, y seguirá pensando, que los tebeos son para niños, y que poco se puede sacar de ahí, no.
Me refiero a los propios autores de cómic, que ven (deben de verlo de una vez), la terrible responsabilidad, la enorme fuerza que, como narradores tienen en la sociedad. No importa que estos cómics sean comprados por diez, cien o mil personas. No importa que los que lo compren lo hagan por compromiso. Lo que importa es que les llegue el mensaje.
Esa es la verdadera finalidad de estos proyectos, y esta es la causa que puede hacer que los autores de cómic por fin se tomen en serio, y actúen en consecuencia, igual que lo hacen directores de cine, escritores de renombre, e incluso presentadores de televisión.
Si lo consiguen, el cómic figurará, en letras de oro, junto al resto de medios de comunicación y opinión. Al menos, en los corazones de quienes lo respetamos.

Un saludin

jueves, noviembre 18, 2004

PRESENTAMOS MARZO

Bueno, ante todo, mis disculpas por la tardanza en actualizar el blog. El turno de noche me lleva algo de cráneo, ya que si no duermo algo durante el día, por la noche no hay quien me haga mover...
Pero en fin, vuelvo con buenas noticias.
Por fin, presentamos MARZO, en tinta propia.
Si todavía no has leído nada sobre el libro, te explico.
Se trata de una publicación donde más de 70 artistas (escritores, dibujantes, ilustradores, narradores...), hemos plasmado los sentimientos que nos nacieron dentro aquel oscuro 11 de marzo.
Ira, rabia, desconcierto, pero también reflexión, e incluso esperanza, se plasman en las 72 páginas del libro, que está a punto de salir de imprenta.
La presentación tendrá lugar en el Expocómic, el próximo día 27, sábado, a las 15:30 horas.
Desde el jueves 25 estará disponible en el Salón de Madrid, pero no se distribuirá masivamente hasta la semana siguiente, por aquello de no tener tiempo de hacerlo antes.
En fin, que nos colocan a una hora algo extraña, pero delante de Neal Adams, nada más y nada menos, y eso juega a nuestro favor, a la hora de reunir gente (espero...).
De todas maneras, allí estaremos, en la mesa, Pedro Alegre y yo, aunque entre el público (o en la mesa, si se animan), se sentarán varios de los artistas que han prestado su trabajo para hacer realidad este libro. Si todo va bien, también estará Juan Antonio Cebrián, el prologuista del libro, y director del excelente programa La Rosa de los Vientos, de Onda Cero.
Bueno, si tienes un rato, el sábado 27 andaré por Madrid, así que no tienes excusa.
Te espero en Expocomic, y charlamos.
Hasta entonces, un saludín


sábado, noviembre 13, 2004

LA BOTA QUE NO FALTE


Posted by Hello

Si algo no puede faltar en unas fiestas de pueblo, es la bota de vino. El alcohol corre a raudales por las calles. Vale, esto puede ser politicamente incorrecto, pero es la verdad. La cultura española no concibe fiestas sin bebercio, y el resultado es espectacular... hasta el día siguiente claro.
De todas maneras, la diversión está en el control. Si te pasas, no disfrutas, así que conviene conocer el límite de cada uno, para estar "en el punto", y llegar a todos los actos.

LA REINA DE LA FIRA


Posted by Hello

En el pasacalle, también participa la Reina de la Fira. Este año, sólo contamos con una representante, en lugar de la tradicional Corte de Honor. Carmina Alfonso es la Reina de la Fira, en representación de la Unión Musical Santa Cecilia, de la que es Musa.
Otros años la Corte de Honor se ha compuesto por Reina y varias Damas de Honor, pero, por desgracia, este año no se presentó nadie más. Como curiosidad, hay que comentar que para el 2005 ya hay tres candidatas a Reina.

Y POR LA TARDE... BOU AL CARRER


Posted by Hello

Los toros en la calle, o "bou al carrer" son una parte importante de la Fira. Este año, ha sido problemático. Una enfermedad ha provocado que la mayor parte de las reses españolas estuvieran inmovilizadas en sus lugares de origen, por lo que el traslado hasta Onda ha sido imposible. En algunas zonas, no obstane, se ha conseguido una guía especial, que permitió transportar, exhibir y sacrificar a los animales en 24 horas.
El tema de los toros es delicado. Frente a los defensores de la fiesta, están (estamos) los que la consideramos una salvajada.
Se supone que en la fiesta del "Bou al Carrer" este no sufre, pero el animal que ves en la foto murió tras ser encerrado en el corro, a tirón límpio con una soga, y, logicamente, no pudo ser embolado por la noche, para tristeza y desasosiego de los taurinos.
Este año se han exhibido 22 toros, de los 23 previstos.
Gracias a este afán por tener toros, y más toros, se ha perdido gran parte de la fiesta en la calle, ya que los días con toros no suele haber más actos populares.
¿Mi opinión sobre el bou al carrer?
Bueno, soy de Onda, de toda la vida. Lo entiendo, y lo acepto, pero en su justa medida. Yo opino como la mayoría de gente a la que he consultado para un reportaje del Heraldo que estoy escribiendo: con diez toros vamos servidos, y tendríamos más orquestas, duos y djs en las calles, con la fiesta correspondiente.

jueves, noviembre 04, 2004

EL ALMUERZO Y EL PASACALLE

El almuerzo de Fira reúne a los miembros de las peñas, al menos, a los que todavía quedan despiertos y con fuerzas, alrededor de la mesa. Sobre las nueve y media o las diez, comienzan a llenarse los bares, restaurantes y casales con los hambrientos comensales, que nos metemos entre pecho y espalda comidas que irían bien a eso de las dos de la tarde, pero que la tradición, esa curiosa manera de argumentar costumbres estúpidas, ordena comer a esas horas.
Este año no he disfrutado yo de este placer. Claudia cumplió su primer año, y decidimos, en lugar de una merienda o cena, celebrarlo con una comida.
Vamos, que almozamos en cantidad, a una hora lógica, en lugar de la hora intempestiva a la que se ha de hacer.
Tras el almuerzo, comienza de nuevo la fiesta. Quizás sea el momento más importante de la Fira, después del acto de la Cridà. Si aquel da el pistoletazo de salida a las fiestas, el Pasacalle las culmina.
Decenas de peñas se reúnen en el Plà, esperando la señal para desfilar, no con demasiado orden ni estilo, llenando con el color de sus "uniformes de campaña" el centro de la villa. Miles de personas se agolpan en los cadafales para verlos pasar, unos aburridos por la costumbre, otros maravillados por la novedad, y los más, saludando a conocidos, hijos, sobrinos y padres, que con la botella, o la bota, te invitan a disfrutar, más, de los exóticos brebajes que contienen. Ojo, que igual te puedes encontrar en el "biberón" una simple fanta, como una extraña mezcla de licores.
Sí, quizás se peque de beber demasiado en estas fiestas, pero que le vamos a hacer, estamos en esta nuestra España de los excesos...
La música y los gritos y cánticos llenan de vida el recinto festivo. Es la fiesta, sin orden ni control, pero afortunadamente, con conocimiento.
El pasacalle nació hace unos 30 años, cuando habían prohibido el toro embolado. Una peña salió detrás de las autoridades para protestar, durante la ofrenda a la Virgen, que se celebraba el sábado en lugar del lunes.
El primer año fue un desmadre, con detenidos en el cuartelillo de la Guardia Civil, cuentan los veteranos. El segundo fue algo más light, pero con más gente. Y así, hasta llegar a ser un elemento más de la fiesta. Curioso, como un acto reinvidicativo se convierte en algo festivo.
El caso es que tras participar activamente en el mismo, ahora, desde la barrera, queda algo deslucido...
Las peñas de jovenes son cada vez más de jovenes, desde los 13-14 años, y claro, los más veteranos, los de la generación festera de los 80, han de ir con más cuidado (aunque, sinceramente, tampoco están para muchos trotes...)
Por suerte, la cantidad de peñas que participan hacen que sea un espectáculo entretenido, y variado.
Cerrando el pasacalle, está la Banda de la Unión Musical Santa Cecilia, formada por jovenes que también han estado de fiesta toda la noche. Aunque no cobran por su trabajo, y se dejan la piel en el pellejo por ello, se portan como los profesionales que son y dan lo que tienen que dar en el Pasacalle.
Y una vez terminado el pasacalle, los más se retiran a descansar, algunos solemos ir al Casa Luis, bar típico de pueblo, donde es mejor no mirar la limpieza, pero donde se hacen unas tapas (nada de mostrador. Hechas al momento) que son de infarto, y donde acabas reuniendote con la mayoría de tus amigos, que van pasando poco a poco por allí.
En mi caso, comida a base de tapas en casa, con la familia (la que ha podido venir), y con algún que otro amigo.
Por la tarde, toros.
Y eso, es material para otro post...

Un saludín.

PEÑAS EN EL PASACALLE


Posted by Hello

Las peñas salen en el pasacalle con ganas de pasarlo bien. Las peñas más jovenes se mezclan con las más veteranas, y ofrecen un divertido espectáculo.

martes, noviembre 02, 2004

EL SABADO, SEGUNDO DÍA

Tras la noche de fiesta, intensa, larga, con sobreabundancia de lugares donde beber grátis (recuerda, si en Fira te hacen pagar en algún casal, les dices de mi parte que se pongan el cubata donde les quepa), se impone un pequeño alto. Sobre las cinco de la madrugada es el momento de acercarse a cualquiera de los bares que ya están abiertos, para poder tomar algo de alimento.
Un café con leche, un batido de chocolate, unas madalenas, o un plato de jamón, son revitalizadores naturales, que te permiten afrontar lo que te espera.
Sobre las siete y media de la mañana, es hora de ir tomando posiciones en el recinto taurino, en el centro de la villa. Se trata de las calles centrales, que forman un circuito, rodeado por 190 cadafales, de los que te hablaré en otro post, y por donde sueltan los toros y vaquillas, el famoso "bou al carrer".
Como decía, las ocho es una hora importante. Se realiza la entrada de las reses que se exhibirán por la tarde y noche, además de unas cuantas vaquillas para ir haciendo boca a los aficionados.
Antes, la parada obligatoria es el Español. Es un bar pequeño, realmente pequeño, pero por el que pasamos todos. La "barretxa" es la bebida que más corre a esas horas.
En un pequeño vaso, de estos de chupito sin hielo, se vierte la cazalla y el moscatel, fifty, fifty, y se bebe de un trago. Al tercer vasito, se te ha olvidado el sueño, el ardor del estómago, el hambre, y sólo estás para lo que estás. Para disfrutar de los toros, o, en el caso de que no te gusten, como a mí, para irte retirando, y preparar el almuerzo.
Pero este año, no ha sido así.
El jaleo montado con el tan traído y llevado "síndrome de la lengua azul" ha provocado la inmovilización del ganado español, y no ha habido entrada, para desesperación de los aficionados, los del toro, y los de la "barretxa", que no hemos podido cumplir con la tradición.
De todas formas, no ha habido mucha suerte, y por la tarde sí han habido toros.
En el siguiente post hablo del almuerzo, y de la fiesta que supone el pasacalle de las peñas.
Un saludín.

CHARANGAS EN EL PASACALLE


Posted by Hello

Las charangas son la sal del pasacalle del sábado. Tras la noche intensa, de casal en casal bebiendo y bailando, el pasacalle recorre las calles del centro, llenando de color el centro de la villa.
Con la música que aportan estas agrupaciones musicales, es imposible no impregnarse del ambiente festivo.

jueves, octubre 28, 2004

CASALES

Si hay algo que abunda en Onda, durante la semana de Fira, no son los toros, precisamente.
Son los casales.
Para alguien que no esté familiarizado con la forma de vivir la fiesta en la provincia de Castellón, esto le sonará bastante extraño. Realmente, el concepto de casales es prácticamente originario de Onda.
Vale, en los pueblos de alrededor, como Betxí, Vila-Real, y los demás, e incluso en Castellón, existe algo similar. En unos sitios son peñas, en otros collas, en otros, también casales.
Pero todos esos sitios tienen una cosa en común que no tienen los casales de Onda. En ellos, se paga la consumición.
En los de Onda, no.
Sí, has leído bien.
Las peñas de Onda se reúnen en sus casales, los montan, los preparan y decoran, y los llenan de bebida.
Luego, invitan a todo el mundo a beber cuanto quieran.
¿Extraño?
No, para nada...
Es Fira d'Onda.
En la villa hay unos 350 casales registrados. Tenemos unos 25.000 habitantes. Hecha el cálculo.
Existen zonas en las que prácticamente todos los bajos están ocupados por peñas, de jovenes, de treintañeros, de cuarentones... Pero peñas, al fín y al cabo.
Y en todas se invita a beber.
Esto no viene de ahora, ya que siempre ha sido así, que se recuerde. Los grupos de amigos se unen en peñas, y las peñas han de tener un lugar donde guarecerse y montar su fiesta. Ahí están los casales.
El problema viene cuando te pones a buscar un casal.
Cualquier cosa vale. Desde un almacén de 200 m2, que los hay, hasta cuchitriles de apenas 12, que también los hay.
Incluso las casa en peligro de ruina valen...
Esto ha provocado un crecimiento desmedido en el precio de los alquileres. Hace apenas diez años, un casal podía costarte unas 50.000 ptas, unos 300 euros de los de ahora. Ese mismo casal ahora te cuesta 1.500 euros, cinco veces más.
Bueno, la vida sube, puedes pensar. Vale, pero no tanto. También hay que pensar que ese bajo, de 20 m2. no tiene suelo de gres, sino hormigón. No tiene lavabo. Ni luz, que hay que pedirla a un vecino, o afrontar el contrato "pirata" que te hace Iberdrola por una semana. No hablemos de agua corriente, por favor...
Pero es Fira, y si tú no quieres, pues otro querrá.
Y así, se montan los casales.
Palets de madera, puntales "pedidos prestados" de obras, telas negras y bolsas de basura pegadas en las paredes son las herramientas normales para dar forma al pequeño recinto, acompañados, como no, por los carteles de los toros del Consell, los de cada peña, los conciertos y alguno que se trae un compañero, de temas diversos.
De música, pues hablamos de ese equipo de música que cuesta 72 euros en Carrefour, hasta un equipo de 1.500 wattios de potencia. ¿Sabes cómo suena eso en un local debidamente acondicionado? Pues imaginate como lo hace en un simple garage. O en los comedores de los cinco pisos superiores...
Los casales de dieciochoañeros son los más ruidosos, con preferencia de músia dance y techno, y equipos brutales. A partir de los 25, suena una música más de los 90, mientras que los de 30 disfrutamos de la buena música de los 80, junto a mucho tema nuevo. Pop y rock, claro... Pastelito como mucho, que no estamos para esos rollos.
Es curioso ver como las peñas con las que he crecido, con las que me he peleado y me he emborrachado (bueno, es un decir, que yo nunca he hecho esas cosas...) ahora disponen de un apartado en sus casales para los carritos de los bebés. Y como funcionan las cosas en las de los más jóvenes.
Pero eso es otro tema, y hay mucho que postear todavía.

Un saludín.

LA PARATO DE PIS


Posted by Hello
Esta es la peña en la que milité mis cuatro últimos años de fiesta, antes de tener hijos.Treintañeros, amigos de la música de los 80, 90 y de algo de lo nuevo. Bueno, de todo hay, hasta aficionados al techno, pero son los menos.Son buenos amigos, y estuve de fiesta con ellos el lunes.Me gustó recordar lo que era pasear a las dos y media de la mañana, por las calles ya medio vacías, de casal en casal, y disfrutando con los amigos.

miércoles, octubre 27, 2004

RODEANDO LA ANTORCHA


Posted by Hello

EL ESCENARIO EN LLAMAS


Posted by Hello

FIRA D'ONDA 2004

Un año más, ha llegado.
El final de octubre siempre llena las calles de Onda de una vibración singular, de un sentido distinto de la vida.
El cuerpo hormiguea, y la luz escasa del día, aunque todavía soleado, y normalmente de temperatura agradable, presagia noches de fiesta, diversión, buen comer, y, sobre todo, mucho beber.
Yo, aunque apartado desde hace cuatro años del movimieto festivo, por causas mayores (bueno, él dice que ya es mayor. Ahora, su hermana, es la pequeña), siento ese cosquilleo, que me ha llevado este año a deber favores a mis compañeros hasta que me jubile. Cosas de trabajar a turnos...
Oficialmente, la Fira comienza el 9 d'Octubre, el día de la Comunidad Valenciana, por aquello de ir enlazando fiestas. Este año, ha sido el 12, día de la Hispanidad. Ese día, Alba Viciano fué nombrada Reina Infantil de la Fira 2004, y comenzó el espectáculo.
Del 12, al sábado 15, en que le tocó el turno a Carmina Alfonso, la Reina de la Fira.
Esta institución, que se basa en que una chica joven y atractiva represente a la villa durante todo un año, de Fira a Fira, está pasando por malos momentos, ya que representa un gasto considerable para la familia. En otro post contaré cosas sobre la Reina. No sobre Carmina, claro, sino sobre el cargo sí.
Este año, Carmina está sóla, sin Corte de Honor que la acompañe, y contrasta con la explosión de Damas del año pasado. Seis, si no recuerdo mal.
Los días para llegar a la Fira pasan muy rápido, ya que comenzaron el 22, viernes.
Yo conseguí terminar ese mismo día a las seis de la mañana, y dormir un poco. En unas horas, comenzaba la Fira, y yo quería disfrutarla, esta vez, con mi familia.
Cena preceptiva con los cuñados y sobrinos, que viene a ser mi peña, y salida a la Cridà.
Por supuesto, llegamos tarde, pero es lo de menos.
La Cridà es un acto totalmente simbólico.
La Reina, en este caso Carmina, sale al balcón del ayuntamiento, y pronuncia una palabras. Termina con un "Visca la Fira d'Onda", y comienza el espectáculo.
Bajo el balcón, miles de ondenses, mayoritariamente jovenes de menos de 20 años, vestidos con los uniformes de cada peña, multicolores y diferentes, esperan la salida de la Reina.
Se corean gritos de "Fira d'Oooooooooondaaaaaaaaa", alentados por Manolo Torner, improvisado animador del acto.
La Fira está a punto de estallar, y todos quieren divertirse.
En cuanto termina la Cridà, comienza el fuego.
Sí, literalmente.
Mi buen amigo David Baldeón, ilustre cántabro, insiste en que los levantinos tenemos una molesta afición al fuego, la polvora y el ruido desmedido.
Tiene razón.
El principal espectáculo de esa noche de viernes, el "divendres de Fira", es el Correfocs.
Este año, le toca a la compañía ScuraSplats ofrecer "Cosmic". Una decena de "dimonis" recorren las calles del centro con antorchas de chispas, retando a los espectadores a que se metan bajo la lluvia de fuego. Por supuesto, eso hacemos.
La apoteosis llega en el Raval, punto de partida y llegada de los "dimonis". Varias tracas colgadas, combinadas con antorchas que arrojan fuego sobre los ya alterados ondenses, hacen que se haga de día en la plaza.
Como colofón, el escenario se convierte en un auténtico infierno de polvora, luz y sonido, mientras los actores bailan sobre él.
Realmente emocionante...
Es algo que no te debes perder, si tienes oportunidad de conocer. Te gustará.

Sigo en posts siguientes.

Un saludín.

martes, octubre 19, 2004

LOS TELEOS EN LOS MEDIOS

En estos últimos años, hemos asistido a una de las más extrañas situaciones en las que se puede encontrar un lector de teleos (también llamados cómics, tebeos, historietas...) en este nuestro gran país.
No sólo se disparaban las pequeñas editoriales encargadas de hacer llegar a nuestras librerías las pequeñas joyas del cómic internacional y nacional, sino que, además, en los medios (los grandes, esos que vienen a llamarse "de masas"), recogían cada vez más información sobre novedades, autores, curiosidades y obras concretas.
El año pasado las cabeceras del ABC y el Mundo recibieron los aplausos de los aficionados por la brillante iniciativa de sus editores al programar, en esas tan extrañas y en ocasiones tan sorprendentes promociones, la distribución de coleccionables de cómics.
Uno ofreció una edición recogidita y bastante buena de Tintín, mientras el segundo iba más allá y seleccionaba varias sagas de personajes míticos, como Spider-Man, Blueberry o Spirit, en unos simpáticos (y baratos) tomitos, en color unos y blanco y negro otros.
A partir de ahí, parece ser que "alguien" se ha percatado de la presencia de este tipo de publicaciones en el mercado, y se ha dedicado a reseñarlas, al menos, en esos medios.
En el suplemento de television del Heraldo no es raro encontrar un artículo dedicado al cómic, y prácticamente todas las semanas, una reseña de una obra. En el propio Heraldo de Castellón, servidor incluye una reseña semanal dentro del suplemento "DeDomingo", en el apartado de libros; desde hace años, Álvaro Pons hace crítica en la Cartelera Turia, un auténtico referente cultural en Valencia; en varios periódicos de Málaga se reseñan teleos...
Ahora, la cosa ha ido más allá, y no es raro escuchar de algún colaborador de Gabilondo comentar que va a dedicar su tiempo de lectura a tal o cual cómic, y Juan Antonio Cebrían, el director de La Rosa de los Vientos de Onda Cero, dedica parte del programa de los lunes a hablar de teleos.
La esperanza tras este repentino interés, que ha trascendido ya a la tradicional noticia sobre Superman, Astérix y Mortadelo, es que ese público que se ha venido perdiendo a lo largo de los años, vuelva a leer cómics, y con su ayuda, se pueda atraer a un nuevo lector, que buena falta hace.

Un saludín

domingo, octubre 17, 2004

UN NUEVO RELATO

Este relato me valió el segundo puesto en un concurso de Argentina.

Fue editado en un PDF con todos los seleccionados, y, realmente, aunque fué un segundo puesto, me hizo mucha ilusión.

Espero que lo disfrutes tanto como yo.

Un saludín.

RECUERDOS DE UN MAR

El sol, que refulgía en lo alto, le permitía ver, aún con los ojos entrecerrados, la ondulación del agua que rompía cerca de él, amarillenta por la luz. La piel endurecida de sus pies podía sentir la calidez de la arena de la playa, mientras a sus oídos llegaban las risas de sus primos y las cariñosas reprimendas de los adultos.
Se sentía vivo, vital, lejos de la miseria, en lo más alto de su vida. Nada podía ir mal, y sonrió.
Bajó la botella, y la bombilla desnuda que pendía del ajado techo le cegó por completo, mientras una lágrima de añoranza le resbalaba por la mal afeitada mejilla.
Decidido a escapar de la maloliente habitación que compartía con otros como él, alzó de nuevo la botella, buscando, en su interior, el mar feliz de su infancia.

viernes, octubre 08, 2004

BUENAS NOTICIAS, PARA VARIAR

Te hago llegar buenas nuevas, en esta era de desolación. Bueno, de desolación también cuenta esta noticia, sobre todo, de desolación en la cuenta bancaria.
Después de estar leyendo noticias y noticias de librerías que cierran, es un gustazo poder comunicar que Castellón cuenta con un nuevo reducto de cómics, rol, cardgames y figuritas... El Castell.
Se trata de una pequeña tienda que ha abierto frente a la Universidad Jaume I, y que se va haciendo un hueco entre los aficionados de la capital de la Plana.
Está en la avenida Vicente Sos Banyat, justo en la puerta de la UJI, y está regida por Jaime, un joven aficionado con muy buen ojo.
Por ahora, no está muy bien surtida, por aquello de la novedad, pero poco a poco se va ganando la confianza de los castellonenses por su buen hacer.

Una suerte, vamos.

Un saludín.

sábado, octubre 02, 2004

NUEVO MICRO RELATO

Este micro nació en un turno de noche, como todos los buenos.

Tiene una historia detrás, como todas las historias interesantes, aunque prefiero que sea el propio lector el que la desarrolle.

Un lector comentó que no le importaba si Lucía era una mujer, una perra o una hormiga, porque funcionaba.

No sé... Yo lo tengo claro, ¿y tú?

Un saludín.

LUCIA Y EL NIÑO

Lucía esperaba a un niño.
Iba a llegar ese mismo día, estaba segura. Su cuerpo se preparaba para recibirlo, y su estado de ánimo era muy diferente al de días anteriores. Esta vez no era una falsa alarma, como había sucedido durante las dos semanas anteriores.
El niño llegó, como ella ya sabía, pero pasó de largo y se detuvo ante Perla, una mimada caniche abandonada en un descampado, muy lejos de su casa. Con mirada triste, vió como salían los dos jugando, uno riendo, y la otra ladrando feliz.
Otro niño llegó al día siguiente, pero Lucía ya no estaba.

viernes, octubre 01, 2004

EL CONSTIPADO ME HA PILLADO...

Desde hace tres días, estoy con un inicio de gripe que me ha dejado baldado. Ya notaba yo como la cabeza me dolía y el ánimo no era el mismo...

Ayer, en el trabajo, tuve que salir corriendo a casa, porque no aguantaba el dolor de cabeza, y he estado durmiendo desde las cinco de la tarde, hasta las ocho de la mañana. Todo un record que hacía años que no batía.

En fin, hoy toca médico, y ya me veo encerrado en casa hasta el lunes.

Toca hacer acopio de música, películas y ganas de dormir, a ver si consigo recuperarme pronto.

En cuanto a la red, he tomado una determinación. Me he desuscrito de todas las listas de correo, porque me aburría el hablar sin sacar nada en claro, y en algunas se hacían movimientos extraños para machacar colisteros.

Es que los niños tienen mucho tiempo libre, sin duda. Por ello, también he eliminado de mi Messenger todos los contactos y he bloqueado el correo, para que sólo entre lo que me interesa leer (básicamente, correo privado y relacionado con el trabajo en prensa). De esta manera, también evito la intrusión de virus, que me han llegado de forma masiva estos días, de correos "amigos".

En fin, que voy a tomarme la vida más relajada, y dedicarme a lo que de verdad importa: mi familia.

Seguiré por aquí de cuando en cuando, añadiendo posts según me vayan saliendo.

Por cierto, no tengas en cuenta la redacción de este post. Tener un taladro en el cerebro no ayuda a pensar con claridad.

Un saludín.

martes, septiembre 28, 2004

RELATO CON PREMIO (CASI)

Este microrelato quedó séptimo en el concurso que convocó la asociación NITECUENTO, hace unos meses.

Desgraciadamente, no pude ir a la entrega del librito que recogía todos los finalistas, en un acto muy emotivo, según me contaron.

Estuve un tiempo escribiendo estas pequeñas historias, e incluso comencé las conversaciones con un editor que se interesó por ellas, pero todo quedó en nada.

Otro día subiré el que me valió el segundo puesto en un concurso organizado en Argentina.

Un saludín.

EL FRANCOTIRADOR

Lucas abrió el maletín. El artefacto estaba en su sitio, esperando a que lo montara.
Cogió el cuerpo central con cuidado, casi ceremoniosamente, y lo apoyó contra su cuerpo, sintiendo el duro frío del metal y el plástico que lo recubría. Acarició suavemente su superficie, lisa y oscura, y reprimió el escalofrío de placer que le embargaba.
Amaba su trabajo.
Acopló el objetivo en su sitio, vibrando al sentir el "clack" de los topes.
El apoyo posterior, el que debía permitir a su hombro resistir el embite del su herramienta, se ajustó sin problemas, casi con un susurro.
Con cuidado, como quien maneja una joya de incalculable valor, probó la lente. Efectuó varios ajustes, hasta que consiguió que permaneciera centrada y eficazmente dirigida.
Se asomó, con cuidado, a la barandilla de la terraza. Frente a él, su objetivo, tres militares de baja graduación, y un oficial, no sospechaban que pronto serían presa de su verdugo.
Realmente, era el oficial la principal presa de Lucas. No importaba. Tanto daba uno que cuatro. Todos caerían, sin enterarse siquiera, bajo el objetivo del francotirador.
Nunca se enteraron, hasta que fue demasiado tarde.
Sus imágenes, brutales, golpeando y asesinando a una familia iraquí, dieron la vuelta al mundo. Sus superiores tomaron cartas en el asunto, y fueron detenidos y deportados a Estados Unidos.
Lucas sabía que no cambiaría mucho. Otros indeseables seguirían cometiendo atrocidades en la zona de guerra, pero allí estaban, él y sus compañeros, francotiradores de la imagen, para dar fé.

domingo, septiembre 26, 2004

VACACIONES DIFERENTES

Este verano he tenido la inmensa suerte de conocer a cuatro jóvenes, dos chicos y dos chicas, que me han llegado a impresionar.
Quizás todo el mundo haya tenido ocasión de conocer a gente así, y, ciertamente, ya me había cruzado con tipos de esta calaña, pero siempre me sorprende la determinación que llevan, y la naturalidad con que toman la decisión.
Me refiero a cooperantes de una ONG. Mira, que curioso...
Hoy, todo el que tiene menos de cuarenta años, y no es miembro de una ONG, es casi catalogado como fascista, mala persona y maltratador del medio ambiente, aún y cuando muchas de las ONGs que aparacen al cabo del año, son meros ganchos para otras finalidades (pero ese es tema para otro post).
Lo que no abunda, es la gente que decide hacer la maleta, subirse a un avión, y marcharse donde realmente hacen falta, a los lugares donde esa ONG tiene sus proyectos en marcha. Logicamente, no son acogedores hoteles de cinco estrellas, esos con pulserita-vale-para-todo, sino lugares donde uno no pensaría que iba a acabar.
Pues bien, Jose Carlos, Dani, Ada y Neus han pasado 34 días en Guayabal, una zona de Santo Domingo, donde la ONG Quisqueya tiene en marcha una serie de proyectos orientados a la dinamización social y económica de los núcleos de población que se reparten por allí.
Tuve ocasión de entrevistarlos unos días antes de partir, y he repetido entrevista cuando regresaron. En la primera ocasión, sus caras mostraban la emoción por comenzar la aventura, por conocer tierras, gentes y costumbres bien distintas a las que conocen. Al volver, su cara tenía otro matiz.
No sabría describirlo, pero se veían... relajados.
Habían pasado más de un mes en una zona en la que la mortalidad infantil superaba la media de latinoamérica, y que, con la ayuda de Quisqueya, había sido erradicada. Guayabal es una zona perdida entre montes, sin apenas recursos, sin infraestructuras, y con gentes dedicadas a subsistir de lo poco que da la tierra.
Aún así, me contaban que su esfuerzo se veía recompensado por esas mismas personas.
Su vida, me explicaban, estaba llena de carencias, de necesidades básicas, y aún así, mantenían siempre una sonrisa en su cara. No se trataba, decían, de felicidad por tener bienes materiales, sino más bien por saber donde están, lo que tienen, y saber vivir con ello. Sin el stress que supone vivir pegado a un reloj, ni a un móvil...
Me decía Neus que una familia se quedó un día sin comer porque les ofrecieron su propia comida a ellos. Que no podían negarse, porque sería un desagravio para esa humilde familia. Una cantidad de emociones, de sentimientos, que dificilmente se pueden entender desde aquí.
Las actividades que ocupaban sus días tenían que ver con la organización de las escuelitas, que reunían ya a 290 niños, y a preparar las fotos que les permitirían obtener el patrocinio de los padrinos de España, que aportan el dinero para que las escuelitas y los demás proyectos funcionen, y garanticen un futuro digno.
También me dijo Dani que las ayudas llegan, que el dinero que damos, pensando que alguna mano se queda, para su propio beneficio, se ve reflejado en el día a día de Guayabal, y uno se queda más tranquilo.
Me pregunto si yo sería capaz de hacer eso, de dejarlo todo, durante un largo mes, y colgar llaves del coche, móvil, reloj, trabajo, problemas, y salir a ayudar a quien de verdad lo necesita.
No creo. Sinceramente.
Pero resulta que desde aquí, también se puede ayudar, y no a la gente de Guayabal, sino que podemos mirar a nuestro alrededor, y poner nuestro granito de arena.
No importa que sea poco.
Estos chicos demuestran que, con poco, se puede hacer mucho.

Un saludín.

sábado, septiembre 25, 2004

LA RADIO QUE ME ATRAPA

Sé que la televisión es uno de los grandes entretenimientos de la gente. La mayoría de los programas logran cazar la atención de las grandes masas, y les hacen pasar buenos momentos, tanto metiéndose en las vidas de otras personas, como ofreciendo buenas historias de ficción.
Pero la televisión me ha llegado a defraudar.
Sí, demasiado corazón y vísceras han llevado a mi pobre cabecita a dedicar mi escaso tiempo de ocio a otros menesteres más interesantes.
Mi afición a la radio viene, no obstante, de hace varios años, cuando comencé a disfrutar de los turnos en la fábrica.
Sobre todo, en la noche.
La noche, si no lo sabes, tiene algo mágico, que te hace volar entre mundos, aunque estés en buena compañía, viendo pasar azulejos por delante de tus narices. Y la rádio, la buena rádio, te ayuda a soñar.
En 1995 descubrí que la rádio era algo más que los 40 principales y desde entonces, estoy atrapada por ella.
Concretamente, por un programa, con un título tan repulsivo como "Turno de Noche"
. El programa, que llevaba el nombre de la franja horaria más perra para trabajar, me enganchó...
Misterio, historia, humor, y la voz increíble de Juan Antonio Cebrián, mi hizo pasar horas y horas con la oreja puesta en el auricular, mientras las horas pasaban ya demasiado rápidas.
Contaba el tiempo que me quedaba para volver a escuchar esa voz, ese programa.
Cuando dejé la fábrica, me dolió no poder escuchar de manera tan asidua el programa, y me dolió cuando, tras tantos años de compañía, desapareció de las noches.
Y volví, al cabo de unos años, a otra fábrica, a otros turnos, y a otro programa.
Cebrián seguía allí, junto a Mar de Tejeda, a Silvia Casasola, a todo su equipo...
Ahora era la Rosa de los Vientos, y con tan sugerente nombre, nos guiaba a través de la noche, con más mágia, con más interés.
Los Pasajes de la Historia, que me llevaron a cabalgar junto a Alejandro Magno, a luchar junto a William Wallace..., a hundirme con el Bismarck...
Los Pasajes del Terror, que me hiceron estremecer al conocer a gente tan salvaje como Ed Gein, o tantos otros...
Las historias de espionaje... Tantas secciones tan atípicas, tan extrañas, y cercanas...
Hoy puede decir que me siento orgulloso de haber elegido una buena manera de pasar mis horas, tanto de trabajo como de ocio, cuando me acompaña, suave pero potente, la voz de Juan Antonio Cebrían, contento y feliz como una lombriz...
Puedes acercarte a los archivos de sonido de www.juanantoniocebrian.com
y comprobar como la mágia, también se transmite por las ondas.
Un saludín.