sábado, abril 12, 2014

De sueños y lugares imaginados


Todos soñamos.
Es algo de lo que podemos estar totalmente seguros.
Otra cosa es que no consigamos recordar qué demonios hemos estado haciendo mientras nuestra mente viajaba entre mundos extraños y los ojos se movían con ganas tras los párpados. Probablemente, hasta hayamos roncado un poco, molestando a quien duerma a nuestro lado. 
A veces, podemos recordar algo de lo que hemos soñado, quizá solo durante unos minutos antes de que la mente rechace lo soñado por irreal y se abra paso lo cotidano arrasando con esos momentos somnolientos.
Pero otras veces el recuerdo es más vívido y permanece más tiempo en la memoria.
Son momentos en los que recordamos lo soñado, si no con una claridad meridiana al menos sí a grandes rasgos y centrándonos en los puntos más importantes.
Me pasa a mí desde hace años que durante varias noches visito una ciudad que no existe en la realidad. Durante mis visitas nocturnas varias ciudades que conozco, y hasta otras en las que nunca he estado, se fusionan y forman esta población, grande o pequeña según las necesidades de lo soñado, en la que me muevo.
Sé que es la misma porque, a pesar de que en cada ocasión presenta alguna diferencia notable, la base y parte de las calles suelen ser las mismas. Conozco, en ese plano irreal y siempre cambiante, donde se encuentra la plaza principal, con una gran catedral que domina el centro, un polígono industrial y comercial donde se encuentran tiendas y naves que albergan empresas que, no sé muy bien por qué, son parte de mis andanzas y sobre todo, donde está la calle con más librerías. 
Qué le voy a hacer, el vicio es el vicio...
Sé qué carreteras tomar para llegar, las salidas de la autovía que me conduce hasta ella y hasta donde voy a llegar si me salto una de ellas. Cosa que, por cierto, nunca ha sucedido. 
Sé donde están las paradas de metro, la que me llevará hasta la estación de tren, que también utilizo con frecuencia y qué líneas coger.
Posiblemente, estando despierto no pueda hacerlo, pero sé que cada vez que sueñe con esa ciudad, sabré dónde dirigirme y qué hacer en cada momento.
Y es curioso, porque lo que no recuerdo es qué pasa en esos sueños ni que me lleva hasta la ciudad. La sensación que queda es que la recorro, por algún motivo y me detengo en lugares ya visitados, pero los detalles concretos de cada una de estas visitas se me escapa la mayor parte de las veces.
Sí que recuerdo que a veces hay un ascensor implicado. 
Nada traumático. 
No hay caídas al vacío, ni me quedo atrapado dentro de uno de ellos. Normalmente se trata de subir y bajar de un edificio algo alto y no tiene más problema. Vale, obvio las veces en que el ascensor se pasaba de piso una y otra vez y no había manera de parar donde yo quería o esas otras veces en las que alguien acribillaba la cabina del ascensor conmigo dentro (como en las buenas pelis de accion, yo era el que se salvaba y salía indemne del tema).
Son esas cosas que no tienen mayor importancia, que posiblemente no te importen un carajo y que hagan que te preguntes por qué te has tragado todo este tostón.
Pero también es posible que tengas tu propio lugar común en los sueños. O una persona que te acompaña. ¿Te animas a compartirlo?

miércoles, marzo 26, 2014

Leyendo tebeos: Las novedades de Grapa

Foto: Manhattan Comics

No hace mucho tuve la ocasión de encontrarme con uno de mis amiguetes de Valencia. De esos con los que casi nunca hablo pero que resulta que siempre hay buen rollo cuando coincidimos. En antros de mal vivir y eventos oscuros, de esos en los que las viñetas mandan sobre todo lo demás y las historias fantásticas son las protagonistas.

Me comentó este señor que se había lanzado a una nueva aventura editorial. Otra, sí. El señor Jordi Bayarri se ha bregado en el mundo de la edición y es capaz de enfrentarse a las anteriores y también a la que nos ocupa en este artículo.

La idea es hacer unos cómics de precio asequible, que puedan distribuirse en bastantes lugares y que puedan comprarse con unos pocos euros. El invento se llama Grapa! y ya ha publicado dos títulos.

El primero de ellos es obra del propio editor. Se llama #Haciendo Tebeos y es una biografía del autor. Vale, no es una auténtica biografía. Es una biografía, escrita en clave de humor, de su vida como dibujante de tebeos. La emocionante vida del dibujante de cómics valenciano es protagonista de este tebeo que es, efectivamente, un ejemplar "de grapa", a un precio de 2,50 euros.

El otro cómic no es obra de Bayarri, que bastante tiene con todos los proyectos que lleva adelante. El autor de Los otros Superhéroes es José Fonollosa, autor de sobras conocido por otras obras de carácter humorístico y por su querencia a los gatitos. Cosas raras que tiene el chico.

Es una serie de cinco números que se vende a 4 euros y que cuenta la historia y aventuras de un grupo de superhéroes que luchan contra supervillanos y contra otros héroes que les menosprecian y no les tienen en cuenta.

Lo bueno es que se trata de cómics en color, con el estilo característico de este dibujante que a mí, personalmente, me encanta. Este próximo mes de abril saldrá ya el segundo número de Los Otros Superheroes, donde sigue la colección. Además, el mes de abril verá la luz otro de los proyectos de Grapa!, La Posada del Trigón, obra del simpar Iván Sarnago.

Es una buena iniciativa que desde Crónicas desde Sepelaci quiero apoyar y que os recomiendo como uno de los proyectos comiqueros más interesantes del año.

martes, marzo 25, 2014

Escuchando podcasts: Luces en el horizonte


Ahora que me he animado a continuar con el blog después de tanto tiempo, me apetece hablar de los podcasts que suelo escuchar durante las jornadas laborales. O cuando me tumbo a hacer la siesta y me dejo llevar al mundo de la duermevela acompañado por un buen programa de radio.

Luces en el Horizonte es uno de los fijos. Se emite Track FM durante la noche de los jueves y el viernes a primera hora está disponible en Ivoox, ese servicio de podcasts que tanto me gusta. Se trata de un programa de los que se podrían denominar 'friki', tal y como lo es Crónicas desde Sepelaci. En él hay una entradilla que define muy bien qué vamos a escuchar: "Discos, libros, películas... Eso es lo que importa".

Luis Martinez dirige y presenta el programa junto a la presencia de Pablo Uría y la sapiencia musical de Boris Díaz. Es el encargado de la parte musical que nos trae buen rock de todos los tiempos. El experto en música de Luces en el Horizonte acerca al oyente grupos pocos conocidos contando su historia y pinchando sus temas a lo largo del programa, alternando bloques con información literaria o cinematográfica con las curiosidades sobre las bandas. Y no solo se habla de grupos poco conocidos, ya que los grandes del rock también tienen su lugar en el programa. Sí, hasta ha hablado de Scorpions y Elvis. Así que no hace falta que te diga que vale mucho la pena escuchar lo que nos cuenta cada semana.

En cuanto a las secciones cinematográficas, cada programa cuenta con la reseña de una película de culto, de la que se habla sobre los detalles del rodaje y curiosidades de esas que nos apasiona escuchar. También suelen contar con un escritor al que entrevistan sobre su obra (incluso tuve el honor de ser uno de ellos a principios de año para hablar de El Almacén). Para terminar hacen un repaso a un libro o a una o varias películas interesantes. 

Son unas dos horas de buen podcast que no puedes dejar pasar si eres aficionado a todos estos temas que nos apasionan tanto. Además, de cuando en cuando Luis nos regala algún especial, fuera de numeración, que se detiene en una figura concreta o en películas de video club de los años 80. Stephen King, por ejemplo, ha sido protagonista de una serie de siete especiales que han recorrido toda su trayectoria a través de sus obras más populares.

Un gran podcast del que me confieso seguidor y total fan. Lo puedes encontrar en Ivoox y como regalo, te dejo precisamente el que aparezco yo, por si te apetece escucharlo desde aquí. 

Un saludín.




lunes, marzo 24, 2014

La frase de la semana



Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas.

 Mario Benedetti (1920.2009). Poeta y escritor uruguayo

sábado, marzo 15, 2014

Hotel Preciados, un lujazo de hotel en el centro de Madrid


Cuando toca acercarse hasta Madrid me gusta alojarme en un sitio céntrico. Las cosas para ver están siempre por la zona más castiza y tradicional de la ciudad y si hay que evitar coger el metro para acercarse hasta ellas, mejor que mejor.

Hemos probado varios hoteles del centro de Madrid, pero la última vez que nos acercamos  hasta la capital del Reino descubrimos un cuatro estrellas, el Hotel Preciados,  que tenía varias cosas que nos gustaba. A saber.

Estaba situado en la misma calle Preciados, junto a la Gran Vía madrileña y haciendo esquina con la Plaza Santo Domingo. Como que la Puerta del Sol está solo a unos metros de distancia y desde allí se tiene fácil acceso a todos los puntos de interés del centro, ya iba sumando puntos.

Vimos las fotos y comentarios en alguna web de viaje y descubrimos habitaciones que nos parecían aseadas, espaciosas y con cierto toque de estilo. Veamos. No es que seamos de los que vayamos a los hoteles para hacer vida allí, porque estamos siempre en movimiento haciendo y viendo cosas por Madrid, pero el Hotel Preciados tenía ese estilo que le da "el toque".

Así que pasamos a los comentarios y la mayoría destacaban el buen servicio y la calidad de las habitaciones, tanto de las suites (no lo dudábamos ni un momento) como de las dobles estándar nos pareció más que correcta. Y decidimos reservar una de las segundas para disfrutar de dos noches en la ciudad.

Llegamos pronto, gracias a que pese que el tráfico en Madrid es como es, la Gran Vía tiene una circulación ágil. Dejamos el coche en el parking, donde pudimos aparcarlo sin problemas y solo nos costó 18 euros (más IVA) al día. Una tranquilidad, ya que la situación del hotel nos permitía ir andando a pie a todos los sitios. Y a una mala, será por estaciones de metro y paradas de bus en la zona...

La atención en recepción fue fantástica y nos atendieron enseguida y con profesionalidad, algo que nos sorprendió porque había bastante gente esperando. Diligentemente, nos tomaron los nombres y nos facilitaron la habitación.

Esta no nos defraudó. No era una de las suites, pero como habitación doble daba la talla. Nos gustó.


Encontramos que teníamos wifi gratis, indispensable, claro. Y otra sorpresa. Minibar gratis, que tampoco estaba nada mal.

El desayuno lo realizamos en el Café Varela, el restaurante del hotel. Un buen desayuno, con todo lo que esperas de esta primera comida del día en un hotel. He de confesar que es lo que más me gusta de los hoteles y el Hotel Preciados no me defraudó.

El resto del día lo pasamos yendo y viniendo por Madrid, y por la noche, otra vez a disfrutar de la habitación, para salir al día siguiente. Una buena opción si buscas un hotel en el centro de Madrid que te haga sentir que has descansado bien y te han tratado mejor.


lunes, marzo 25, 2013

Crónicas desde Sepelaci: ¿Dónde está el guionista?


Ya sé que llevo varias semanas sin actualizar el blog. Puedes achacarlo a muchas cosas, y la mayoría tienen que ver con el volumen de trabajo que llevo ultimamente. Sí, también puedes decir que no es excusa, ya que me dedico a escribir y hacer una entrada a la semana, aunque fuera, no me llevaría mucho tiempo.

Sea como fuere, aquí estoy, y te traigo un regalo, a modo de disculpa y para que no se note tanto mi ausencia. 

Se trata de una edición de Crónicas desde Sepelaci, el podcast que comparte el nombre con este blog y que tiene a dos invitados de auténtico lujo. 

A Andrés Palomino ya lo conoces, porque he tenido el honor de entrevistarlo (charlar con él, más bien) en varias ocasiones, en relación  a su magnífico webcomic Las Crónicas PSN. Àlex Roca, alias El Tentacle, es el segundo invitado. Juntos han creado ¿Dónde está el guionista?, un webcomic que nació con vocación de llegar al papel y cuyo tomo ha sido publicado por Dibbuks.

Las desventuras de dos guionistas de televisión, entre toda la fauna que compone un programa de éxito en la parrilla televisiva es el leiv motiv de este cómic que tiene mucho de deudor con la vieja y añorada escuela Bruguera.

En el podcast me cuentan cosas acerca del nacimiento y el desarrollo de este divertido cómic y su puesta en marcha. 

¡Disfrútalo!



lunes, enero 07, 2013

La frase de la semana


Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.

Lo dijo... Abraham Lincoln (1808-1865) Político estadounidense