viernes, octubre 08, 2010

Series que me enganchan: Warehouse 13

No sólo de grandes series vive el espectador. Hay veces en las que Uno se conforma con ver algo tranquilo, algo que te entretenga y te deje satisfecho con el visionado. Que te entretenga, vamos.
Warehouse 13 es una de esas series, uno de los programas del canal Sy Fy que tiene mucho de bueno, poco de presupuesto y te hace sonreir de vez en cuando.
La primera temporada no fue nada espectacular: una sucesión de misiones, a cada cual más ridícula, en la que los dos protagonistas encontraban un artilugio con poderes místicos y los llevaban al Almacén 13, el lugar donde se guardan los objetos más peligrosos del mundo.
No sería raro que fuera allí donde se escondía el Arca de la Alianza, aunque ya sebemos que finalmente, se escondió en el Área 51.
Pero a mitad de temporada comienzan a llegar personajes nuevos, y la cosa cambia. Por un lado, está Claudia, una jovencita de 19 años, un hacha con los ordenadores que se mete en el Almacén por una relación anterior con Artie, el encargado del mismo. Su hermano había sido dado por muerto al utilizar uno de los artilugios y Artie se sentía culpable.
También entra en escena un antiguo agente del Alamacén que busca venganza y que provoca un fin de temporada con un cliffhanger bastante acertado.
En la segunda temporada parece que los guionistas deciden soltars el pelo y comienza una nueva sesión de misiones, pero con el puntito friki que le faltaba a la serie desde el principio. Impagable el episodio en el que buscan un artilugio que da superpoderes a un hombre corriente, que podría ser el cinturón de Jacob Krutzberg. Sí, el mismísmo Jack "The King" Kirby.
En el episodio del viaje en el tiempo, en el que utilizan la máquina del tiempo de H.G. Wells (otro de los personajes recurrentes en esta segunda temporada, y que viene con sorpresa) podemos ver ¡un condensador de fluzo!
Como digo una sucesión de pequeños detalles, solo visibles por un ojo avezado en el mundillo friki que hacen aumentar la experiencia.
Todavía me faltan por ver un par de episodios de la serie, pero tengo la sensación de que los voy a disfrutra mucho. Y, por cierto, han renovado la serie por una tercera temporada, así que, el próximo verano, tendremos otra vez los morritos de Myka Bering y las cahcas de Pete Latimer en nuestra pequeña pantalla.
Un saludín

No hay comentarios: