miércoles, julio 22, 2009

Releyendo los clásicos: El perro de los Baskerville

Leer sobre Sherlock Holmes siempre es un placer. Conocí al personaje justo como se debía conocer, con la mítica Estudio en Escarlata, una novela que encontré en la zona juvenil de la Biblioteca de Onda, esa que tantas alegrías me ha dado a lo largo del tiempo.
En esa novela encontré a un personaje que conocía de oídas, aún y teniendo solo unos once años, junto a su particular manía de resolver casos imposibles, haciendo que su eterno compañero, Watson, le mirara perplejo y sin acabar de entender nada.
Seguí leyendo los libros de Conan Doyle, y creo que no me dejé ni uno solo.
No hace mucho, un periódico comenzó a regalar libros clásicos entre los que encontré El perro de los Baskerville, una novela que leí en su día pero que olvidé a base de leer cienes y cienes de volúmenes.
Y por fin, tras acabar con Elemental, Querido Chaplin, me decidí a afrontar el reencuentro con la fuente original.
No es ningún secreto que este libro en concreto ha despertado las sospechas de muchos exégetas del escritor (que tiene una de las biografías más interesantes del mundo literario, como puedes comprobar en el podcast en el que hablamos con Jesús Callejo), ya que circula el rumor de que el manuscrito fue escrito por un amigo de Conan Doyle y que este lo robó (e incluso participó en su asesinato, si se hace caso a los mentideros, aunque parece ser que ya se ha descartado esta posibilidad).
La novela está escrita con el recargado estilo de principio del siglo XX, tan deudor todavía de la novela romántica de la centuria anterior. Pero, ey, se trata de Sherlock Holmes.
La estructura de la historia puede parecer algo ingenua para lo que estamos acostumbrados, pero es precisamente ese uno de los puntos que la hacen interesantes. También sorprende la ingenuidad de Watson, ya que cuando todos sospechamos los pasos que seguirá el detective de Baker Street, él se da de bruces con la presencia y las deducciones de Holmes.
Como es de prever, la situación se resuelve gracias a las deducciones infalibles de Holmes, pero también a las de Watson, y me ha devuelto las ganas de continuar con la lectura (relectura, reencuentro de nuevo) de todos los casos del genial investigador.
Así pues, no descartes, querido lector, querida lectora, encontrar nuevas reseñas de novelas con algo más de veinte años de existencia.
Un saludin

No hay comentarios: