lunes, diciembre 05, 2011

Leyendas Urbanas. Hoy: Las serpientes de Icona



Hace unos meses, estaba tomando una cerveza con un grupo de amigos en Castellón, y charlando charlando, llegamos al maravilloso mundo de las leyendas urbanas. Alguien comenzó a hablar de cosas que se contaban en su pueblo, una pequeña pedanía de Alcora, y que nos dejó a todos estupefactos.

Pero resulta que Uno tiene una memoria que puede ser algo corta para lo inmediato, pero que atesora datos estúpidos e inútiles durante años. Esa extraña habilidad provocó que acudiera a mi mente una versión similar de esa historia, que se contaba también en Sepelaci Capital años ha, y que nunca había conseguido entender.

La historia comienza a mitad de los años 70, cuando era bastante habitual que varias avionetas sobrevolaran la Serra d'Espadà. Se trataban, igual que ahora, de aeronaves privadas que tenían su base en el  aeródromo de Castellón, de donde también procedían los aviones de lucha contra el fuego.

Pues bien, ahí de estos aviones, cuentan los viejos del lugar, se lanzaban serpientes a tierra. El responsable de realizar estos lanzamientos era el ICONA, antigua institución encargada del cuidado de las zonas montañosas y las zonas de alto valor ecológico.

¿El motivo para realizar estos lanzamientos de serpientes? Nadie lo sabe. Se podría pensar que se trataría de una operación de repoblación, pero es tan absurda, que nadie tiene constancia de ella. Otros piensan que lo hacían con la simple intención de llenarlo todo de serpientes por fastidiar.

Como digo, también en Onda se oyó hablar de eso, y no fueron pocos los que lo creyeron, aunque nadie, en ningún lugar, sabe ni conoce por qué alguien querría hacer semejante cosa. No son las únicas leyendas urbanas que tienen a las serpientes como protagonistas, ya que sobre estos animales las hay a montones.

Desde la boa que mide a sus presas, hasta las serpientes que roban la leche de las madres, poniendo la cola en la boca del bebé para hacerles creer que siguen con el pezón en la boca. Algo totalmente factible, ya que sabemos que las serpientes se alimentan de leche, aunque no sean mamíferos, ni tengan la leche dentro de su dieta.

Un saludín

6 comentarios:

Condesadedia dijo...

Según mi tío y sus amigos cazadores, las serpientes las echan "los ecologistas" para darles de comer a las águilas perdiceras y demás bichos "serpentívoros" (al parecer, hay muchísimos).

La historia de las "boas medidoras" se la oí contar a una compañera de trabajo que decía que el veterinario se lo había dicho a un conocido suyo. Qué fuerte que una leyenda haya arraigado hasta entre los profesionales, cuando basta con informarse de cómo cazan las grandes serpientes para ver que es una tontería. Vamos, que el herbívoro medio se va a quedar quietecito esperando a que la boa lo mida para ver si se lo puede comer o no, es que la gente se cree (nos creemos) cada cosa...

Aunque yo no acabo de verle la gracia a tener una serpiente como mascota. ¿No hay bastante con perros, gatos y pájaros?

Crónicas de Sepelaci dijo...

Mira, esa versión vendría a ser una variación de la de icona. Supongo que los motivos serán los mismos. Me hace gracia es de "los ecologistas". Cuanda giliflautez hay por ahí...
En fin.
Lo de tener serpientes de mascotas, pues mira, como tener cualquier otro bicho Por lo menos, este es compatible ocn las alergias a los pelos :-)
Un saludín

Anónimo dijo...

No puedo creer que la ignorancia se haga mas grande cada vez y que por gente mal informada como ustedes, otras personas maten animales por considerarles "peligrosos".
Ninguna serpiente puede mamar leche de ningún animal porque no tiene labios (que son necesarios en este proceso) y porque no tienen músculos en la mandíbula para realizar la succión.
Creo que si queremos informar primero debemos estar BIEN informados. . .

Crónicas de Sepelaci dijo...

Por eso, estimado anónimo, se llaman Leyendas Urbanas...
Un saludin

Anónimo dijo...

El otro día, al respecto de las serpientes que mamaban, mi abuela juraba y perjuraba que era verdad. Ellos vivían en una masía en el Castillo de Villamalefa (Castellón), y comentaban que cuando un niño no cogía peso, sospechaban que había alguna serpiente que mamaba de la madre mientras estaba dormida. El padre, entonces, ponía harina en el suelo de la habitación, o en las escaleras, para comprobar si habían huellas de serpiente. Si era así, se quedaba despierto toda la noche hasta que llegaba la serpiente y la mataba. ¿qué hay de cierto???

Victor Alós Yus dijo...

Estimado anónimo. Las serpientes no beben leche. Son reptiles. Como bien dice el sabiondo anónimo anterior, se necesitan labios y una compleja red de músculos de los que carecen estos ofidios.
Así que no, no es real. Otra cosa son las creencias populares, que se basan en informaciones erróneas.
¿Qué ponían harina en el suelo para determinar si habían serpientes? Pues sí. Y seguramente, las habrían, pues en el monte las hay.
Pero no, no maman leche.
Un saludín