miércoles, noviembre 07, 2012

Entrevista en Facebook a Carlos Sisi


Martes, seis de la tarde. Me cruza un mensaje privado de Carlos Sisi en relación a su último libro, La Hora del Mar y comenzamos a charlar. De repente, se me ocurre... Ya que tengo el podcast parado por problemas técnicos... ¿Por que no hacer la entrevista correspodiente de otra manera?

¡Por Facebook! 

Lo he visto en otros sitios, y puede resultar intersante, así que se lo propongo y nos ponemos manos a la obra. El miércoles a las siete de la tarde, lanzamos la entrevista en los comentarios de un post en la fan page del podcast.

Y este que ves aquí, es el resultado de hora y pico de charla a través de los comentarios. He eliminado los de los otros participantes, para darle una coherencia mínima, y así es como quedó.


Víctor AlósBienvenido, Carlos Sisi. Antes que nada, quiero agradecerte tu presencia y tu atención a este pequeño experimento.

Carlos Sisi: Encantadísimo Víctor. Tengo mucha curiosidad a ver cómo sale la cosa... ¡vamos allá!
V.A.: ¡Perfecto!

V.A.:  Antes que nada, hay que darte la enhorabuena por la publicación de La Hora del Mar, tu cuarta novela, pero que en realidad es tu segunda historia larga. ¿Cansado ya de zombis?


  • C.S.:  No realmente. Es cierto que me apetecía contar otras historias diferentes, jugar con mis propias reglas. Hay muchos temas que tratar, algunos que me apasionan mucho, y era el momento de hacerlo después de tres títulos. Pero no estoy cansado. Podría empezar Los Caminantes 4 y disfrutarlo enormemente 
  • V.A. : Eso suena a amenaza. O mejor dicho, a promesa...
  • C.S.: ¿Quién sabe? Una cosa sé: "Nunca digas de este agua no beberé". El mundo de Los Caminantes es bastante creíble y suficientemente interesante como para contar muchas historias. Algún día puede que me apetezca volver a ellas. Estoy seguro de que a la gente le entusiasmaría... cuando hablo en el muro de LC de estos temas, se nota que el interés de la gente crece. De todas maneras, Los Caminantes no han acabado. En la trastienda se cuecen cosas muy muy chulas de las que no puedo aún revelar nada (pero como las meigas, haberlas, haylas)
     
    V.A.:  Nos sorprendió cuando tu nueva novela se anunció. En seguida comentaste que se apartaba de todo lo que esperábamos de tus historias anteriores. Sin embargo, sí que avisaste, no dejabas el género. ¿Es por qué te sale escribir del género o por qué tienes muchas historias de este tipo que contar 

    C.S. Es lo que me gusta. No leo novela histórica porque prefiero la fantasía y escapar de la realidad, soñar con otras realidades llenas de fantasmas en los desvanes y monstruos que reptan por las alcantarillas. Al final, es cuestión de gustos. Es el tipo de libros que leo más, simplemente, así que es el tipo de libros que quiero escribir. Creo que es mejor que un zapatero se dedique a sus zapatos
     V.A. Te has convertido en uno de los autores más leídos dentro de la literatura de terror en muy poco tiempo. Parece que hay sed de buenas historias que nos pongan los pelos de punta...
    C.S. El terror lúdico siempre ha estado ahí, desde... bueno, desde siempre. Es lo que decía antes: Nos gusta evadirnos, pensar que detrás de la cama puede haber un payaso escalofriante con dientes como cinceles de hierro. El terror siempre ha tenido muy buena acogida... en las librerías, en los expositores de películas, siempre hay una sección de TERROR. Eso no es por nada .
      
    V.A. Los Caminantes se suscribe dentro del género Z, los omnipresentes zombis. Te centras en una historia de supervivientes de lo más clásica, y de repente, parece que es esto lo que funciona, lo que pide la gente. Lejos, quizás de otros experimentos más complejos. Curioso, ¿verdad? 

    C.S. Fue una sorpresa, desde luego. Cuando empecé a escribir Los Caminantes, en el 2008, no había gran cosa, al menos en España. Había como un nicho de mercado, una necesidad que nadie había todavía localizado. Cuando estaba escribiendo apareció Loureiro y me dije... ¡mira, otro chalao! Pero reveló que los zombis tenían un trasfondo súper intenso de drama, de historias tremendas, de supervivencia, de brutal intensidad, que funcionan muy bien en una novela. La moda llegó porque hubo libros y películas y videojuegos muy buenos, no solo Los Caminantes, sino Guerra Mundial Z, y aquellos primeros libros de la Línea Z de Dolmen. Aún persiste porque siguen habiendo buenos productos. Acaba de salir El Cuarto Jinete de Víctor Blazquez del que todo el mundo habla maravillas, por ejemplo. Una cosa muy buena que han hecho los zombis por el panorama de terror español es poner en el candelero a autores que, probablemente, nunca habrían tenido una oportunidad. Como yo.
      
    V.A. Te salió tan bien la jugada, que tuvimos suerte y nos regalaste dos entregas más de la saga. ¿Era algo previsto o improvisaste tras el éxito de la primera? 

    C.S.: Escribí Los Caminantes como un libro único. Tenía un final suficiente, aunque dejaba abiertas muchas puertas que luego fue interesante explorar (¿tienen final los zombis?). Pero el éxito del libro propició que existiese esa posibilidad de continuar la saga, y a mi me entusiasmó la idea. ¡También yo quería saber qué pasaría con Aranda y los supervivientes de Carranque tras los sucesos del primer libro!

    V.A.:  Efectivamente, comenta Anto Lorente que hay cierto interés de los miles de seguidores de la saga que quieren (QUEREMOS) saber qué pasó con ellos. Pero creo que ya has comentado algo sobre esto antes...

    C.S. Si, para mi, la trilogía tiene un final suficiente. Siempre querremos saber más sobre qué pasó DESPUÉS... pero como dijo Michael Ende en La Historia Interminable, "Esa es otra historia, y deberá ser contada en otra ocasión" ¡Puede que algún día!

    V.A.:  Ya te has hecho un nombre con la saga de Los Caminantes, y luego te has animado con un relato distribuído unicamente por internet. ¿Cómo surgió la idea de lanzar ese proyecto a través de internet?
    C.S. Bueno, a veces tenemos historias que contar que no necesitan las 400 o 500 páginas a las que os tengo acostumbrados. A veces 90 páginas son más que suficientes. Naturalmente no da para imprimir un libro, así que el libro electrónico era la mejor solución. Mi editor cree, de todas maneras, que EDEN merece una reencarnación en papel, así que a medida que tenga más novelas cortas (o relatos) iremos recopilándolos para, algún día, poder imprimirlos todos juntos. Los relatos cortos me gustan. Son muy potentes, como pequeñas bombas mentales. 

    V.A. Después de EDÉN te has lanzado a ese tocho que es LA HORA DEL MAR. He de confesar que no lo he leído. Todavía, claro. Me confunden esas ilustraciones con cangrejos, muertos y mucha agua salada. ¿Tiene que ver una indigestión de marisco? 

    C.S. Bueno, el pescado y yo no nos llevamos muy bien. Pero no, tiene que ver más bien con el hecho de que vivimos en un planeta esencialmente oceánico... hay un 90% de mar, y gran parte de ese porcentaje está inexplorado, tanto como otro 90%. Daba pie a que un escritor de ficción introdujese un montón de elementos sacados de su invención.

    V.A.:  Pregunta Athman M Charles: Una vez leido La hora del Mar, me ha sorprendido comprobar, o así lo creo, que hay varias referencias cinematográficas que uno puede reconocer en la novela. Me ha parecido encontrar vinculos con películas como Esfera (y por supuesto la novela), Contact o incluso Starship Troopers... ¿Voy mal encaminado o son obras que te han marcado y que sirven de sustento y caldo de cultivo para alimentar tu imaginación?

    C.S.:  Oh desde luego. Referencias hay muchas. Toda la novela es un homenaje a las películas de serie "B", con un tratamiento un poco especial. Ni siquiera recuerdo la película "Esfera" (creo que no me gustó) pero Starship Troopers es una buena referencia sin duda. En lugar de ubicar los bichos en un futuro lejano con naves espaciales, los sitúas en la actualidad con otros elementos nuevos y tienes una historia más fresca que el marisco del mercaillo de la esquina 
      
    V.A. Como te he dicho, todavía no he tenido la oportunidad de leer la novela. ¿Cuál es su argumento, así en plan comentario de Facebook?   
     C.S. Bueno, la novela está diseñada para que el lector no sepa en realidad qué está pasando hasta el último momento. A estas alturas todo el mundo sabe que hay bichos marinos, sí, pero tampoco está claro qué son o de dónde vienen. Hay un grupo de biólogos y expertos en ciencias del mar que se ven involucrados, y hay muchas escenas donde los gobiernos trabajan en el asunto. En este sentido, la novela es mucho más "global" que Los Caminantes, que era una historia estrictamente de supervivientes a pequeña escala. Unos se preguntan si son mutaciones generadas por la madre naturaleza, otros piensan que son obra del hombre, las naciones se culpan unas a otras, y luego hay otros elementos que vienen a complicar el puzzle general. Algunos... ciertos indicios... hasta parecen apuntar a una amenaza de tipo extraterrestre. Pero hey..... quién sabe.
    V.A.: Parece que te has enfrentado a un argumento mucho más complejo, más complejo, más Serie B, como decías en una respuesta anterior.
    C.S. Absolutamente. La Hora del Mar es una novela compleja... tiene muchas cosas, muchos elementos, es muy coral... no se centra solo en España, y tenemos una visión muy concreta de lo que ocurre, por ejemplo, en el búnker de La Moncloa donde están todos los expertos haciéndose preguntas. Estoy muy satisfecho con ella, si quieres saber mi opinión, creo que he entretejido muchas pequeñas tramas que orquestan una buena sinfonía. Y tiene un mensaje implícito muy bonito 

    V.A. Suena interesante... ¿Es una novela cerrada o la mente del escritor ha volado tras el desenlace hacia una nueva saga?
    C.S.: Absolutamente NO. Es una novela cerrada y bien cerrada... La historia tiene un final, y se termina. Algo que me llenó de orgullo fue que mi editor me comentara que la historia que había construido tenía el interés suficiente para generar algunos relatos paralelos de lo que sucede en diversas partes del mundo. ¿Por qué no? El problema, como siempre, es el tiempo, así que no digo que vaya a ocurrir; pero satisface (como ocurría con Los Caminantes) saber que siempre hay alguien que le gustaría tener una visión mas amplia, o más detallada, de lo que ocurre en un mundo ficticio que tú has imaginado.

    V.A.: Suele ocurrir esto en las buenas historias ¿A quién no le ha parecido fatal que terminara esa novela con los personajes con los que te has encariñado? Una buena señal, entonces...

     C.S.: Y una idea interesante. Es como los DLCs de los juegos... expansiones, de alguna manera, que la gente puede disfrutar más allá de la novela, si lo desea. Y si no, la novela contiene ya suficientes elementos para ser una obra completa y terminada. Sí, es guay
    V.A. Algunos escritores ofrecen historias anexas y paralelas a las novelas principales, pequeños relatos escritos por ellos o por otros escritores. ¿Sería una opción para Los Caminantes o incluso para tu nueva novela? 
    C.S. No, no me gustaría. Sé que esto no suena bien, y lo siento, pero es mi mundo, lo he creado yo, y querría reservarme el derecho a explorarlo por mi mismo. Otra cosa es que lo hagan los fans y lo publiquen como tal... eso siempre es maravilloso y mágico, pero así en plan "canónico" o "oficial"... bueno, es mi prerrogativa, y me la reservo. 
    V.A. Pregunta Fernando Martinez Gimeno: Imagina que no escribes, que no te ha dado por plasmar en palabras tus sueños. ¿A qué afición dedicarías tu tiempo libre? 

    C.S. Soy muy "artista"... el talento es otra cosa, pero me gusta mucho cualquier forma de explorar el proceso creativo. He hecho cómics, he construido juegos de ordenador y escenarios para juegos, he diseñado juegos de mesa, y me gusta dibujar y hasta me gustaría probar a esculpir cosas. Sabes, es esa sensación de "creador" la que entusiasma... te apartas, miras ahí, y hay algo nuevo que es tuyo y que sin ti, no estaría. Eso embriaga. He hecho todas esas cosas sin ningún propósito comercial, solo para mi propio disfrute. Si nadie hubiese publicado Los Caminantes, la enseñaría a mis amigos cuando viniesen a casa, con las otras cosas, y dirían "Este tío es un chalao" :)

    V.A. Veo que eres un artista multidisplinar. ¿Alguna propuesta para llevar tus obras a otro medio... Cine, tv, cómics...?

    C.S. Hay... cosas... lo que ocurre es que no me dejan hablar con toda la franqueza... o la transparencia... que me gustaría. El tema de la película lleva un tiempo ahí, y este mes de Noviembre será decisivo para saber en qué sentido se mueve. Pero hay otras cosas cocinándose que sí son seguras, y que anunciaremos en algún momento de 2013 (supongo). Será algo genial
    V.A. Pregunta Irene Lago: Adelantándome mucho en el tiempo...hay algún proyecto ya en mente para después de LHDM?
    :)
    C.S.:  Oh... sí... Pienso que di mucho la vara con "La Hora del Mar", porque empecé a hablar de ella muchos, muchos meses antes de que estuviera a la venta. Demasiados. Pero acabé esa novela en Abril y desde entonces no he parado, así que echad cuentas. Pero esta vez no quiero castigar a la gente. Un día diré: "¡Eh, el mes que viene se pone a la venta mi siguiente novela, se llama X y trata de esto!" y eso creo que será más justo con la gente
    V.A. Te aseguro que ya estamos esperándola... Va. No seas malo. Has llegado hasta aquí. Cuenta algo, el título, la temática, algo..
    C.S.: ¡Todo eso, queridos amigos, se desvelará en una futurible entrevista con Victor Alós, o quien me lo pida primero! Jajajajaja
    V.A.: Jajajaja. Te emplazo, pues, en el podcast, para hablar largo y tendido
    C.S. Cuando gustes, ya lo sabes...
    V.A.: Quiero agradecerte esta hora larga de charla, preguntas y respuestas. Espero que hayas disfrutado tanto como yo con este experimento, y que nuestros lectores lo hayan hecho también.

    C.S. Desde luego. Como experimento, funciona. Ojalá alguien haya aprendido algo nuevo o se haya quitado alguna inquietud de encima ¡Abrazos a todos!

    V.A. ¡Un saludín!
    :)

  • No hay comentarios: