jueves, septiembre 13, 2012

Insólito mundo...

... De la literatura: Todos conocemos como termina Drácula, la célebre historia escrita por Bram Stoker. La hemos visto en el cine y los que disfrutamos con la letra impresa, hemos sentido escalofríos con esta novela epistolar. Pero lo más curioso es que la novela tenía un final totalmente distinto cuando el irlandés puso el punto y final. En un principio, Mina Harker sucumbía a los encantos del vampiro y abandonaba su vida anterior para ser suya para siempre, convertida en vampiresa. El editor de Stoker le hizo cambiar el final al que ya conocemos porque semejante desenlace habría sido una bomba en la puritana sociedad victoriana.

2 comentarios:

PILAR ALEIXANDRE dijo...

Será que no me sorprende. Maravilloso libro, muy sensual.

Victor Alós Yus dijo...

Me comentaba un amigo que resultaba de difícil lectura para un chaval o chavala acostumbrados a la literatura moderna de vampiros. No me extraña...
Un saludín