lunes, agosto 23, 2010

Siguiendo las vacaciones

Hola a todos, aguerridos lectores, valientes lectoras.
Sí, he pasado un mes de agosto de vacaciones, no solo en este blog, sino en mis ocupaciones laborales. En todas ellas. He dejado aparcado el maldito trasto este que tanto tiempo me roba, y me he dedicado a otros menesteres.
Sí, he viajado hasta la pequeña Bélgica, he recorrido sus carreteras, me he perdido por ellas y he encontrado lugares para fotografiar y dejarme llevar.
Una ciudad cara y extraña, esa Bruselas, pero tiene sus momentos. Chocolateros y cerveciles, ya que estamos.
Pero también hemos conocido Brujas, Amberes, Gante, Namur, Dinant, Waterloo y tantos sitios que hemos visitado. En Facebook hay una pequeña muestra, y pronto tendré algo más que enseñar en el Flickr, lugar mucho más adecuado para ciertas fotografías.
He disfrutado (de hecho, continúo disfrutando a ratos) de la hospitalidad de Montanejos, de su río y sus terrazas, sus conciertos de jazz y su bingo de finde. También me sumergí en el incomparable paraje del Salto de la Novia en Navajas y descubrí que por la noche, se puede convertir en una sala de conciertos maravillosa. Música celta, tocó el sábado. Junto a la cascada. ¿Te lo puedes imaginar?
Mi agosto está siendo pleno, divertido, familiar y sobre todo, reparador. Lástima me tengo el próximo lunes, cuando me suene el despertador a las cinco de la madrugada y tenga que volver a la rutina de los azulejos pasando, los palets saliendo y los castradores turnos de trabajo.
Mal me viene Fira, y tendré que ir preparando el tan manido "Plan B" que tan bien me ha ido otros años. A ver cómo resulta esta vez.
He visto, he de confesar, los tres episodios de Sherlock, esa maravilla de la BBC que ha creado Steven Moffat al alimón con Mark Gattis, otro nombre a tener en cuenta a partir de ahora y me he quedado sorprendido. Grande, inmenso y, sorpredentemente, Holmesiano. Quien lo iba a decir.
Mientras, he comenzado a escribir de nuevo en Seriestvblog, y como siempre, he disfrutrado con ello.
Y escribo esto, reactivando, de una vez por todas, este humilde blog que no ha de parar nunca de darme satisfacciones. Una lavadita de cara, quizás le haga falta, pero ahí está, para darte a ti también, querido lector, estimada lectora, alguna frase con la que distraerse un rato.
Comienza la fiesta, y estás invitado.
Un saludin