jueves, mayo 13, 2010

Phineas y Pherb, una serie que hay que ver

Hay ocasiones en las que nos ponemos a ver la tele, y no somos conscientes de lo que vemos. Encima, se la ponemos a los peques, y vaya usted a saber qué engendros televisivos les hacemos ver.
El caso es que mis hijos suelen ponerse a ver Disney Chanel (o Disney XD, vamos) y en este canal no solo hay dibujos de ratones orejones, patos semidesnudos y cantantes adolescentes medio chaladas. Tiene una programación muy cuidada (no, no lo digo por las series de Marvel. Que también, pero no va por ahí la cosa) y de vez en cuando, te sorprenden.
El otro día, estaba yo trabajando y ellos veían una de sus series preferidas. No sabía cual era, pero sabía que la seguían mucho. El caso es que los padres de los protagonistas, dos críos maneguetas que, al parecer, estaban todo el día amargando la vida a su hermana adolescente, nombraban su lugar de vacaciones: el Lago Nariz. Perplejo ante semejante nombre para un lugar de veraneo, alcé la vista.

Efectivamente, llegaban al Lago Nariz, y caí, de repente, que es un producto americano, esa tierra donde hablan inglés y llaman a la nariz "Nose". Efectivamente, llegaban a Nose Lake. Y por supuesto, en Nose Lake estaba... ¡The Nose Lake Monster!

Ante tal descubrimiento, me quedé embobado viendo el episodio. Cuando los dos chavales dejaron a su hermana adolescente trabajando ¡de vigilante de la playa del Lago Nariz!, y se fueron en un bote llamado ¡"NOSEBUD"! ya caí rendido a sus pies.

A los chicos, Phineas y Ferb, y a su hermana histérica, Candance, se les une Perry el Ornitorrinco, una mascota algo paradita, que en realidad es... ¡un agente secreto al más puro estilo James Bond! Sombrero de fieltro incluído. Y su archienemigo, probablemente el mejor personaje de la serie, es el malvado Dr. Doofenshmirtz, todo un mad Doctor a tener en cuenta.

En sucesivos episodios, averigüé que los dos hermanastros construyen inventos fantásticos para distraerse en los días calurosos del verano, elementos fantásticos que igual son una gran montaña rusa, una máquina del tiempo, un submarino para miniaturizarse y meterse dentro de un perro, o un stargate con el que viajar hasta Marte.

Una cantidad increíble de referencias al cine y la televisión que se complementan con el Dr Doofenshmirtz, quien ve como sus temibles inventos, (con nombres tan sugerentes como el "Hazunamontañadeungranodearenietor", el "Rayoinvisileitor" y demás nombres obvios acabados en -eitor) son destruídos por el Agente P, Perry el Ornitorrinco, llevándose por delante los cachivaches de los chicos. Y con Candance intentando pillar a sus hermanos "haciendo cosas" y que su madre les castigue. Misión Imposible, por cierto.

Una fantástica serie que se ha de ver sí o sí, porque es digna de ser visionada una y otra vez. Y ahora que el Disney Channel está en la TDT, no hay excusa.

Un saludín



1 comentario:

Sr. IA dijo...

Yo no me pierdo ni uno. Fantásticos...