jueves, enero 28, 2010

Insolito mundo...



DE LAS PATENTES: El plumero fue patentado por el marido de Susan Hibbard, quien se apropió de la idea de su mujer, quien con las plumas del pavo que iba a cocinar confeccionó un ramillete con el que quitaba rápidamente el polvo. Susan se enfureció con él por el robo de la idea y se divorció. Finalmente, logró que se le reconociera el mérito y la patente quedó registrada como suya.

1 comentario:

J.E. Alamo dijo...

A Mister Hibbard se le vio el plumero XDDD