viernes, octubre 02, 2009

Series que me atrapan: Hay alguien ahí.


Que una producción española consiga ponerse al lado de una gran superproducción estadounidense es algo que no suele pasar muy a menudo. Vale, que nadie se asuste. No es cuestión de meterle menos ganas que los yanquis. Se trata de otros temas. De dinero, principalmente.
El presupuesto de una temporada en este nuestro país es el que se utiliza en un sólo de los episodios de una americana.
Y luego están los ticks propios de cada país, de cada industria.
HAY ALGUIEN AHÍ, una serie que hemos podido disfrutar en Cuatro, reúne casi todo lo bueno de una serie estadounidense, pero trasladada a nuestra manera de ver y entender la tele.
El primer cambio perceptible es la duración de cada capítulo, una hora frente a los cuarenta minutos que suelen tener las de producción del otro lado del charco. Un pelín largos, quizás, pero vale la pena.
La trama parte de una familia que se traslada a vivir a una casa con fantasma.
Por supuesto, comienza a manifestarse y a dar la brasa a toda la familia, que viene de una situación complicada entre los progenitores. Poco a poco, la tensión se va adueñando de todos y surgen (y resurgen) los problemas.
Por si fuera poco, aparece el consabido medium, un cura pedófilo con ánsias de salvador de almas, y una trama policiaca que va creando más embrollo a medida que se va asentando la serie.
Los indicios se van dejando caer, y ya comprobamos que el comisario, en los primeros episodios, ya sabe de qué va el tema y unos pocos más tarde, tenemos claro quien es el famoso Iván que todo el mundo nombra y que parece ser el culpable de todo el jaleo, místico y policiaco.
Raúl y Elisa, los dos espíritus que pueblan la casa son uno bueno y el otro malo (o incomprendido, que no lo sabemos)y tienen a la pequeña de la casa, Ana, como punto de contacto con el mundo "real".
Personajes que se entrecruzan (no se puede hacer una serie digna hoy en día si el jardinero que sale en el piloto acaba siendo el capataz de la empresa que hizo la barbacoa del vecino y que tiene la clave del asunto en el episodio 15 de la quinta temporada), tramas que se hunden en el pasado de alguno de ellos, mucho miedo fantasmal, chicas guapas (¡y con tetas al aire! ¿Alguien dudaba que en una serie española iban a salir tetas?), chicos tontos (cuanto más adultos, más incapaces...), mujeres inteligentes y situaciones que enganchan son algunos de los alicientes de una buena serie que se deja ver, y sobre todo, que te fuerzan a ver el próximo capítulo.
Como personajes favoritos, he de señalar a Ruth Berlín, la inspectora que investiga el asunto y que tiene una enfermedad terminal,y Clara, la madre de familia que toma las riendas de la situación. En el lado opuesto, la insoportable Silvia (que espero, por favor, que sea un personaje, y la actriz no haya puesto mucho de ella en él, porque es insoportable) y el moñas y alelao Diego Pardo. Rebeca, Íñigo, Nikoletta, Ana, son personajes que cumplen y que ni destacan ni entorpecen la
He disfrutado mucho con esta primera temporada, y espero con impaciencia la próxima temporada, que no tardará mucho (espero) en estrenar Cuatro.
No pierdas ocasión de verla, que vale la pena.
Un saludín

1 comentario:

blip dijo...

coincido, muy digna serie, con los efectos especiales justos y un guión bien hecho!