domingo, septiembre 13, 2009

Leído: Invasión secreta, un cómic entretenido


Si algo hay que reconocerle a Joe Quesada dentro de su mandato en Marvel, eso es precisamente la fantásticas sagas que se van sucediendo en la Casa de las Ideas. Un nombre que ha sido devuelto a una editorial que había sufrido un desgaste tremendo y totalmente destructor no hace demasiados años y del que vuelve a hacer gala con unos trabajos fantásticos.
Si primero fueron uniendo los destinos de sus personajes hacia la Guerra Civil, que enfrentaba a los héroes entre ellos para capear el temporal post-11S y el recorte de libertades civiles, los últimos dos años han servido para que vayamos descubriendo que muchos de ellos no son quien dicen ser.
Los alienígenas Skrulls, personajes segundones de la compañía que tantas veces han servido para que los cachas evitaran invasiones varias, toman una importancia vital en el Universo Marvel y utilizan sus poderes de metamorfosis para tomar el lugar de héroes y personalidades dentro del mismo.
Y claro, una vez descubiertos los primeros, la paranoia comienza a extenderse a todos los niveles de Marvel. El compañero que te cubre las espaldas en combate ¿es quien dice ser o un enemigo alienígena que intentará matarte en cuanto te descuides?
Con esa premisa, Brian Michael Bendis, el artífice de esta pequeña obra maestra de la retrocontinuidad va sembrando desde su puesto como guionista, y a lo largo de varios años, las semillitas que se convierten en esta miniserie de ocho episodios.
No es que sea la historia completa, como sabrás si eres lector de este maravilloso mundo de ficción, sino que simplemente narra en los ocho cuadernillos la trama principal, que se bifurca en la práctica totalidad de títulos de la casa (un negocio es un negocio...), pero a diferencia de otros "crossovers" que se han publicado antes, la calidad hace que sea un gustazo sumergirse en su lectura, y dejarse los cuartos.
La maestría de Bendis y el equipo de coordinación de la saga hace que cosas que han sucedido hace décadas en los cómics (Marvel, como tal, nació en 1963 con la aparición del Fantastic Four #1, y ya en el número 4 aparecían los Skrulls y pasaba algo con ellos que hoy, en 2009, tiene sus consecuencias) apunten hacia la dirección de esta Invasión Secreta.
Como toda obra coral, en la que intervienen varios guionistas y dibujantes (además de editores y demás profesionales), tiene sus altibajos, pero en conjunto, es una gran saga conformada por capítulos de varias series que engancha y maravilla.
Tiene ese puntito, igual que lo tuvo Guerra Civil, que hace que te vuelvas a interesar por unos personajes que tienen de todo para hacerte pasar un gran momento.
Si eres lector de cómics, ya sabrás de qué te estoy hablando, y si no lo eres, te invito a que te acerques a leerlo, porque no te sentirás estafado. Aunque, quizás, alguna referencia te parezca algo extraña, por estar muy enterrada en el pasado de lo que es, sin duda, uno de los mundos de ficción más intensos y ricos que existen en el mundo editorial.
En España, es Panini quien lleva a cabo la edición de los cómics, y por suerte, de manera excepcional.
Un saludín

1 comentario:

Snake dijo...

La saga no empieza nada mal (aunque me recordó mucho al macroevento "Millenium" de la editorial DC. Publicado hace ya bastantes años). Incluso capta el interés del lector al atar cabos sueltos que habían dejado en algunas colecciones. Sin embargo, conforme avanza la saga, se va diluyendo todo. ¿Todo para esto?, ¿realmente ocurre algo relevante? En Civil War sí. Aquí, más bien poco.