martes, junio 16, 2009

Leído: Narrenturm, de Andrej Sapkowski


Ya he terminado la nueva novela de Andrej Sapkowski, NARRENTURM, que inicia una nueva Saga con nuevo personaje y nuevo escenario. El escritor polaco, que está de gira durante esta semana por España, se caracteríza por utilizar un lenguaje muy cercano al lector, y transmite con él la sensación de sumergirse en la Edad Media centroeuropea.
Y se agradece, ya que lo exótico (para nosotros, que desconocemos mucho de las tradiciones y los lugares de esa zona del continente) podría llegar a entorpecer la lectura.
Pero no.
Sapkowski sabe construir personajes cercanos, muy humanos, con los que nos identificamos sin problemas y vagamos con ellos por los bosques de la Silesia medieval, en pos de un amorío ficticio y huyendo de los viles enemigos del amor que intentan evitar por todos los medios que el bueno de Reinmar (llamado Reynevan) se reencuentre con Adela.
Y lo que parece una pequeña aventura romántica se convierte de pronto, sin que el lector pueda darse cuenta, en una epopeya de proporciones históricas, y hete aquí que el bueno del protagonista comienza a juntarse con personajes misteriosos, con elementos sobrenaturales y situaciones que le superan.
Ahí es donde está la grandeza de esta novela: partiendo de una vulgar escaramuza, consigue que el joven protagonista, Reinmar, acabe en medio de la guerra con los herejes husitas de Bohemia, llevando sobre sus espaldas informaciones que pueden decantar el devenir del futuro.
Como siempre, el autor polaco no escatima en realismo histórico, y muestra a los personajes tal y como debieron ser en esa época, crueles, para los que la vida, a excepción de la propia, no tiene valor alguno y cuenta, sin tapujos pero con estilo, las rapiñas, las violaciones y los asesinatos que se producían (y, por desgracia, se siguen produciendo) en épocas de guerra.
La sensación que te deja esta voluminosa novela, al terminarla, es la de escribir al editor para pedirle que, por favor, no se demore en presentar la próxima entrega, porque nos hemos quedado con las ganas de conocer el destino del joven hechicero, el burlón Scharley, el no-tan-tonto Sansón Mieles, el del truhán Urban Horn y el de la bella Nicoletta la Rubia.
Una gran lectura para estas tórridas tardes, sin duda.
Un saludin

2 comentarios:

Guillem López Arnal dijo...

mucho oigo hablar de esta novela últimamente y creo que ya tardo en echarla al pilón de sacrificios.
Un saludo.

Crónicas de Sepelaci dijo...

No tardes, que lamentarás no haberla leído antes.
Un saludin