lunes, mayo 25, 2009

Una noche con magia

El sábado tuvimos comunión. Sí, la de mi hijo Alvaro, la que tantos quebraderos de cabeza ha dado.
Por fin llegó y fue estupenda. Un gran día.
Pero de lo que quería hablarte es de la cena, que disfrutamos en el restaurante El Celler, situado aquí en Onda, en uno de lo muchos polígonos industriales. Es un buffet libre, en el que puedes comer cuanto desees por un precio razonable, y que, a diferencia de los chinos, que también suelen tener buffet libre, la cocina es una calidad considerable.
Y tras la cena, llegó la sorpresa: Susana y yo habíamos contratado un mago para sorprender a Álvaro y a las once en punto, hizo su aparición.
En serio, fue algo más de una hora de risas, diversión y muy buen rollo. Si has de contratar alguna vez un mago, no olvides pasarte por la página de Mag Laguer, un buen mozo de Nules que consiguió algo que pocos habían conseguido hasta el momento: hacerme correr alrededor de unas sillas, en plena competición con otros "atletas" para ganar un juego que no sabíamos ni en qué consistía.
En serio, es bueno.
Nos hizo participar a todos, niños y mayores, para mayor deleite de los que se quedaron sentaditos, medio escondidos para que no les pillaran a ellos, y las risas fueron las reinas del fin de la celebración. Y después, varias de las damas invitadas no pudieron evitar correr a hacerse una foto con el muchacho...
Una noche, con magia, y de la buena.
Un saludín