jueves, marzo 05, 2009

Y seguimos con el podcast...

Y es que hemos abierto dos puntos de información y descarga con el podcast como protagonista.
Uno, en el popular Facebook. Es el grupo de "Crónicas desde Sepelaci, el podcast", donde ya hay 55 personas registradas.
La otra es la página del podcast, propiamente dicha y con ese único leiv motiv. En Crónicas desde Sepelaci, que tiene un dominio distinto a esta, encontrarás la info del programa y todo lo que quieras sobre el mismo.
En ambos sitios puedes dejar tus comentarios y proponer temas y cuestiones a tratar en próximos programas.
Y más.
Por ejemplo, el concurso que hemos planteado en el segundo programa.
Sorteamos tres libros W de Watchmen, obra de Rafa Marín y editado por Ediciones Dolmen entre todos los participantes que acierten una simple pregunta... ¿de donde viene el título de la obra, WATCHMEN?.
No es una pregunta difícil, y tiene una buena historia detrás...
Los libros son cortesía de la librería Shogún Salamanca y Ediciones Dolmen y el concurso estará activo hasta el día 25 de marzo.
En el primer podcast que se realice después de esta fecha, se darán a conocer los nombres de los ganadores.
¿A qué esperas para participar?
Y también puedes suscribirte en Itunes. Sólo tienes que ir a la sección de podcast y buscar "Sepelaci". Una vez suscrito (¡es gratis!), recibirás las actualizaciones a medida que las colguemos...

Un saludin

2 comentarios:

VP_ dijo...

Bienn!
Lo leí hace dos años. Ciértamente es un comic d lo que no hay. Lo leí en un tomazo que casi no cabía en la mochila y me sentí como... "yo de mayor quiero hacer este tipo de obras". :p
VP_

Anónimo dijo...

Una cosita respecto a la venta de los derechos de Watchmen, como comentáis en el podcast:

los derechos son de DC, no de Moore y Gibbons. Ellos cobran su mínimo porcentaje. Moore no puede evitar que se adapte su obra al cine... pero no cobra por ello. Tanto en V de Vendetta, como en From Hell, como en La liga de los hombres extraordinarios o Watchmen ha exigido por contrato que su parte vaya a parar a los respectivos dibujantes.

Un abrazo.

Rafa Marín