viernes, octubre 10, 2008

De excursiones por ahí

Como habrás podido comprobar, tú que eres lector habitúal de estas Crónicas, ayer no posteé nada.
Y ello se debe a que, aprovechando el tema del Día de la Comunitat, el 9 d'Octubre, adelenté mi ya normalizada salida semanal al monte a ayer.
Y es que desde que estoy en esa extraña situación de "notrabajoperoquetampocoesparo", estamos aprovechando cualquier excusa, cualquier momentín que queda los sábados para dejar tranquilito el Salera y demás antros de perdición y nos echamos al monte, a patear y a disfrutar del aire puro.
Montanejos o Linares de Mora han sido algunos de los últimos destinos.
En este último sitio nos encontramos, como quien no quiere la cosa, unos cuantos robellones de los que dimos cuenta por la noche, con unas longanicitas compradas en una carnicería de San Vicente de Piedrahita, que dicen que son muy buenas.
Y tienen razón.
El jueves, o sea, ayer, nos fuimos un poquito más lejos.
El destino elegido fue el Monasterio de Piedra, cerquita de Zaragoza, y desde luego, una auténtica maravilla para perderse paseando por allí.
Cascadas, agua corriendo por el río Piedra,grutas de difícil acceso pese a tener escaleras, y vistas increíbles son algunos de los alicientes para tirarse algo más de tres horas para ir y otras tantas para volver.
Hay una buena colección de fotos de estos viajes en mi Flickr, de acceso muy sencillito si vas a la barra lateral, allí donde pone "Mis otras cosas" o en las propias fotos que van saliendo allí.
Es curioso como, pese a echar de menos el trabajar, Uno se acostumbra rapidamente a pasar los fines de semana en libertad, y desde luego, cuando vuelva a ser esclavo de los turnos, voy a echarlo en falta.
Pero mientras, a disfrutar, ¡qué narices!
Un saludín

No hay comentarios: