miércoles, septiembre 17, 2008

Insólito mundo...


.... de la restauración: Todos somos golosos, no hay duda. La duda surge cuando se nos plantea si comernos un helado compuesto por 28 clases distintas de cacao, 14 de ellas, las más caras del mercado. Si a esto le añadimos oro comestible, una copa del mismo material y una pulsera de oro y diamantes para aderezar, casi que se nos despejan las dudas. Si tuvieramos 25.000 dólares para gastar, desde luego que sí. El helado se realizó en un restaurante de Nueva York y se llama "Frozen Haute Chocolate".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo me iría detrás del que se haya comido eso para esperar a que cague, y luego regoger el mojón. El oro no se digiere, así que tendrá que salir antes o después. Será también la mierda más cara de la historia

Crónicas de Sepelaci dijo...

Tampoco creo yo que la cantidad de oro ingerida valga la pena...

Pero oye, cada uno...

jejeje

Un saludin