sábado, mayo 31, 2008

De autores fantásticos y mesas redondas

De un tiempo a esta parte, he descubierto algo que me ha dejado bastante sorprendido. La literatura fantástica que conocía me remitía siempre al mundo anglosajón, a una manera de entender el género muy determinada por unos condicionantes sociales y culturales que provenían del mismo sitio.

Por suerte, la labor de pequeños editores ha logrado que esa barrera, que limitaba la lectura a los grandes como Tolkien, King, Niven y demás enormes firmas, se haya roto Hoy es posible encontrarse en las librerías obras de autores no-ingleses (entiéndase como provenientes de esos lugares donde se habla inglés, con o sin chicle en la boca), e incluso que hablan en castizo castellano.

Es el caso de autores como David Mateo, que se empeña en escribir con un nombre sajón, Tobias Grumm, y cuya serie La Tierra del Dragón se está convirtiendo en un referente de la Fantasía Ibérica, o Juan Miguel Aguilera, que igual pergueña un rico universo enmarcado en la Ciencia Ficción hard que nos lleva a buscar el mítico reino del Preste Juan.

Y en el caso del terror, plumas de la provincia como la de Emilio Bueso nos traen las pesadillas que antes poblaban los pueblos de Nueva Inglaterra aquí cerquita, a las montañas que rodean Morella.

Gentes del escribir que han devuelto la fe de quien escribe esto en la literatura de género hecha aquí al lado y que, pese a no ser todavía de lectura masiva, sí que recibe las atenciones de un público cada vez más exigente y con mejor criterio.

Y todos ellos, encima, van a estar el próximo día 3, a las ocho de la tarde, en la feria del libro de Onda, con la inestimable presencia, además, de J.E. Alamo y Vera Parkhutik, dos grandes escritores europeos afincados en Valencia. Ella, además, ha sido finalista del prestigioso premio Minotauro. Ahí es nada.


Lo bueno es que yo seré el moderador de esta interesantísima mesa redonda, y lo malo será que no podré disfrutar como uno más de los espectadores de la misma, porque tendré que estar en la misma. Por no hablar de los nervios y demás que pasaré, claro...

Pero, bueno, ya que hay un acto de género en la Fira del Llibre, una vez al año, aquí en Onda, cualquiera se lo pierde.

Un gustazo, vamos.

Allí nos vemos.

Un saludín

1 comentario:

J.E. Alamo dijo...

Nos vimos, nos vimos... y me gustó conocerte Victor, fue un placer. Tenemos que repetir.