domingo, octubre 21, 2007

Una noche aciaga

Ha sido una noche aciaga.
A la una de la madrugada, hora habitúal de comienzo del programa La Rosa de los Vientos, el auténtico timón radiofónico de este humilde escriba, la voz que ha surgido de los auriculares no ha sido de Juan Antonio Cebrián.
En lugar de la alegre y dinámica voz del locutor manchego, una voz desconocida para mi, y supongo que para muchos oyentes, ha iniciado la lectura de un comunicado de la cadena que comenzaba lamentando la noticia que iba a dar: Juan Antonio Cebrián, piloto, creador y motor de la Rosa de los Vientos había fallecido.
Al parecer, un traiccionero ataque al corazón sesgó la voz de nuestro querido locutor esa misma tarde.
En estos momentos, cuesta articular unas palabras adecuadas para despedir a quien tantas noches de emoción y divulgación nos ha dado. No quiero que la emoción que me ha golpeado, como a tantos otros esta madrugada, ponga en mi palabras que no hagan justicia al fenomenal trabajo que ha realizado desde su amada Onda Cero.
En otro momento, más adelante, con la cabeza más templada, hablaremos largo y tendido de lo que significó para mi, para tantos otros noctámbulos y enamorados de la historia, los enigmas, la ciencia y tantas cosas que encontrábamos, sin falta, en cada edición de La Rosa.
Sólo voy a decir de Juan Antonio que fue una persona excepcional, que tomé (y continuaré tomando) como referencia vital en múltiples cuestiones.
Atrás queda una entrevista que me realizó en su tan seguido programa, y que atesoro como uno de mis mayores orgullos, igual que la que le realicé desde mi modesto Crónicas desde Sepelaci.
Una persona que no tiene un no por respuesta ante la petición de alguien como yo, que simplemente he sido, y soy, un oyente de su programa, merece todas las albanzas que Uno sea capaz de imaginar.
Pero, como he dicho, lo dejo para otra ocasión, y en estas breves palabras, me limitaré a dar un fuerte abrazo a Silvia, su esposa, a Alejandro, su hijo y a toda la familia de La Rosa de los Vientos, que es muy extensa y que quieren, y de manera excepcional, a Juan Antonio.
Desde Sepelaci, estad seguros que seguiremos a vuestro lado.
Un (triste, muy triste) saludín.

3 comentarios:

Albert Miret dijo...

Estimat Víctor. La veritat ès que tambè em vaig asabentar ahir per la nit vora les tres de la matinada quan vaig posar Onda Cero per escoltar Los pasajes de la historia; secció que m'encantava moltíssim aixina com la tertúlia de les 4 c.
Recorde perfectament l'entrevista que li realitzares a este gran però pense que no masa valorat comunicador a l'empresa que ell havia estat defensant durant tants anys.
Podrè tenir divergéncies amb algunes de les interpretacions que ell feia sobre la história o qualsevol tema d'actualitat però per mi ha estat un dels millors comunicadors que ha tingut l'Estat a nivell radiofónic. Era un gran programa divulgatiu.
Lamente haver entrat al teu blog per esta circumstáncia però com he citat al meu blog: descanse en pau Juan Antonio Cebrián.

Crónicas de Sepelaci dijo...

Albert, es molt gran la perduda que hem patit aquest cap de setmana, quant estem disfrutant de la nostra festa.
Com be dius, no sempre es comparteix l'interpretació que un estudiós fa de algo tan complexe com es la historia, però també es cert que persones, comunicadors como Juan Antonio no hi han gaire.
Es trist que una persona, que amb els seus criteris, personals i propis, però que mai es tanca a la discusió i a la revisió si cal (i aixó em consta), desaparega de les ones radifòniques, tant saturades de xarlatans sense criteri.
A més, era una gran persona, i personalment, he deprés molt d'ell, de la seva manera de ser i de la seva qualitat con a esser humà.
Un cap de setmana tràgic.
Un saludín

Albert Miret dijo...

Apartir d'ara el que cal ès que el personal prenga exemple de com fer una bona comunicació i de com fer grans programes.
tambè em semblà un detall molt bonico el que dos programes d'altres emisores com el Milénio 3 i la sexta dimensión s'uniren amb els destroçats companys d'Onda Cero i molt particularment amb els membres del seu equip