jueves, mayo 31, 2007

Seguimos de nostalgias...

Pero esta vez, gracias a este estupendo spot de Coca Cola. Desde luego, no hay nada peor que ese niño o esa niña, tan educados, que, cuando ya estás en la mitad de la veintena, se acerca y, con su voz angelical te suelta aquello de "Por favor, señor, ¿me puede decir qué hora es".
Señor... Y de usted...
Vale, niño. Vale, niña. Acabas de hundir en la más profunda miseria a un ser humano de sólo veintitantos...
Ahora, cuando ya diviso en el horizonte (cada vez más cercano) los 35, y después de la cena recordando cosas que han pasado hace más de 20, llega este anuncio y mira, te acaba reconciliando con la edad.
Que estas cosas son para vender, vale, pero de vez en cuando los creativos se esfuerzan en echar un cable.
Y es que aunque fieras del marketing, estos chicos y chicas no son más que treintañeros criados con la Bola de Cristal y que añoran el planeador rojo de Koji...
Qué narices, 35 (casi), y a mucha honra.
Un saludín

2 comentarios:

Luis F. Mayorgas dijo...

Vaya, si tenemos casi la misma edad. Si, algunos también añoramos el Un Dos Tres de Mayra, el Comando G o los lagartos de V. Un saludo desde Valencia, Victor...

Crónicas de Sepelaci dijo...

Pues sí, amigo Luis. Aquí andamos, en plena crisis de lso 35, y haciendo cosas que siempre hemos tenido ganas de hacer. Ahora que podemos, más que nada.

Por cierto, tengo en la nevera un par de capítulos del podcast sin escuchar.

A ver si me animo y os comento en el blog.

Un saludín