lunes, enero 16, 2006

LAS HORMIGAS Y YO

Esta madrugada, en la Tertulia de las 4C, en el mítico programa que tantas buenas noches me han hecho pasar, han hablado de esos curiosos y omnipresentes animalillos que tantas satisfacciones nos han dado, tiempo ha. Esos bichitos negros que perseguíamos con una lupa, esperando que los rayos del sol, aumentados, convirtieran sus cuerpecitos en montoncitos de carbón.
Que brutos llegamos a ser los nanos...
Pues cuando hablaban de los adelantos obtenidos en el estudio de las hormigas, en relación a sus habilidades para mostrar a otros miembros del nido el camino hasta la comida, he recordado un libro que leí hace ya varios años.
Se trata de LAS HORMIGAS, un delicioso relato en clave de misterio, en el que los protagonistas no son humanos, ni siquiera extraterrestres, ni nada similar...
La trama parte cuando un grupo de hormigas cae aniquilada por una extraña arma, dejando sólo a un superviviente, el macho 327. Tras el obito de sus compañeros, el superviviente se une a otros miembros de la colonia para descubrir el enigma que rodea a estas extrañas circunstáncias, mientras los humanos se enfrentan a otro ... la desaparición misteriosa de personas.
La novela es una divertida historia de aventuras, en la que el autor, Bernard Werber, enseña como viven y trabajan los pequeños insectos, y además, consigue que te divierta el tema.
El libro tiene una continuación, EL RETORNO DE LAS HORMIGAS, igual de interesante, pero que ya desbarra demasiado. En él, se organiza un batallón de insectos para destruir a "Los Dedos", esos seres gigantescos que van de cinco en cinco, matando bichos.
De todas formas, son dos pequeños libros que consiguieron que me interesara en las cosas de las hormigas, que intentará conocer más cosas sobre ellas, y además, escucho NO SOMOS NADIE, en M80...
Es curioso ver como las hormigas tienen esos pequeños conflictos que parece que sólo nos preocupan a los humanos, como organizan ejércitos ofensivos, armas bacteriológicas, tienen esclavos, practican la agricultura y la ganadería...
Demasiado similares a nosotros, supongo.
No nos sorprendamos luego, si nos encontramos con estos vecinos en casa, ya que son tan cabezones, territoriales y beligerantes como nosotros, los que nos creemos "amos de la Tierra".
Si puedes, no dudes en leer ambos libros.
Un saludín

No hay comentarios: