viernes, julio 08, 2005

LA HOGUERA DE HIELO, LEÍDO

Ayer terminé con la novela escrita por David Moreda Arzo, un compañero del Heraldo, que me dedicó en la pasada Fira del Llibre d'Onda.
He de reconocer que me ha sorprendido.
No las tenía todas conmigo, ya que el inicio de la lectura me dejó algo frío, sin llegar a conectar conmigo, y creía que sería algo farragosa de leer.
Una vez me sumergí en la trama, me fuí enganchando, poco a poco, y me ocurrió lo que me suele ocurrir con las novelas y libros con los que disfruto de verdad: se me hacía imposible cerrarla y conciliar el sueño.
Los protagonistas son cinco jovenes, de una edad sin determinar, pero que yo sitúo entre los 17 y los 21 años, y la época, aunque no descrita, viene a estar a principios del siglo pasado, yo diría que sobre los años 20, o quizás algo más tarde, pero no muy lejos de esa fecha.
La trama te sumerje en un remoto pueblo, a los pies de los Pirieneos aragoneses, en la provincia de Huesca, que se ve sacudido por una tragedia, que a medida que van pasando las páginas, descubres que proviene de un terrible secreto que guarda el pueblo.
Los protagonistas, herederos de las historias juveniles de Enyd Blyton, y tantos otros, se mueven entre secretos, descubrimientos y tragedias para desentrañar, juntos, el temible misterio que asola Bescaín, para solucionarlo y llevar la paz a su tierra. No sin sacrificios, por cierto...
En cuanto a la prosa, he de confesar que me pareció algo confusa al principio, y no por los localismos que David introduce, pero me hice con el momento en seguida, y pude disfrutar de su estilo, bastante recargado, pero fluído.
Los personajes están bien construídos, aunque en ocasiones resulte algo confuso averiguar quien habla, una situación bastante común en una novela coral. Las tramas de cada uno de ellos, con tres claros protagonistas que destacan sobre el resto, están bien narradas y no ofrecen confusión.
En cuanto al final, eterno punto débil de toda novela, el desenlace parece demasiado enmarrullado, justo al contrario que tantas novelas de "éxito", en el que el fin parece puesto con prisas y corriendo por cerrar una trama funcional.
En esta novela, el final se pierde por una explicación completa de lo ocurrido, que no está mal, pero que a mí, aficionado a las segundas lecturas, me deja sin material para poder elucubrar y descubrir cosas a mi modo y manera.
De todas maneras, he disfrutado con LA HOGUERA DE HIELO. La recomiendo para leer en estas tardes y noches calurosas, y advierto...
Mejor que no suenen campanas cerca.

Un saludín

No hay comentarios: