viernes, julio 08, 2005

EL RELEVO

Después de tantos años, por fín llegó el día.

Antonio llevaba tres años esperándolo, ansioso. Hoy era el día en que se retiraba, en que dejaba a las familias que le había acompañado tantos años de trabajo.

Ahora, debía cumplir con la tradición, y transmitir a su sustituto toda la experiencia, el saber hacer que había acumulado en cuarenta y cinco años al cargo de la portería, igual que Agripino hizo con él..

Deseaba que el joven que le iba a relevar continuara con su labor, barriendo la escalera, bajando las bolsas de la basura, subiendo a los vecinos el correo todas las mañanas... Y todo por un sueldo de pena. Pero, así era la vida que habían elegido, al fín y al cabo.

Con una sonrisa triste, amagó una lágrima y comiendo un trozo de pastel, salió por el portal, sólo, sin mirar al ojo electrónico del plateado artefacto que habían instalado en el zaguán.

No hay comentarios: