jueves, abril 14, 2005

INEXPERIENCIA

Se pasó toda la vida en la orilla, a salvo de las olas. Desde allí veía como los demás remontaban y se hundían en el agua, pensando qué estúpidos eran, por enfrentarse de manera tan irracional a lo incontrolable.

Finalmente, para contentar a Carla, se metió en el agua.

La ola más débil se lo llevó, porque no sabía nadar

No hay comentarios: