jueves, septiembre 02, 2010

Internet NO mató a la estrella de la tele

Recuerdo que, cuando era niño, tenía ciera fama de conocer al dedillo la programación de la tele. Vale, tengo que reconocer que era muy sencillo. Sólo teníamos la Primera y la Segunda y todavía no habían aparecido ni las autonómicas.
Pero bueno, el caso es que sabía cuando hacían El Equipo A, o El Coche Fantástico, o la película que hacían el sábado por la tarde, o por la noche. Horas y horas de visionado me permitían contestar a las preguntas de amigos (niños y adultos). No sabíamos entonces cosas como "temporadas" (eran "nuevos episodios"), pero sabíamos cuando nos la colaban repitiendo un episodio o cuando se lo saltaban sin más o desordenában la emisión de alguna serie.
Hoy, es algo más complicado.
De todas maneras, hemos aprendido a utilizar internet para poner orden en el visionado de nuestras series preferidas, y nos montamos nosotros mismos nuestra parrilla, al gusto.
Y es curioso que mis hijos, con las edades en las que yo sabía qué serie hacían en La Primera, o si el documental de La Segunda iba a ser del Serengueti (ese lo acertaba casi siempre, pero tampoco tenía mérito), se ponen frente al ordenador y a través de Youtube se hacen con las series que quieren ver. Puede ser que en versión sudamericana, o incluso en VOS, pero se arreglan ellos mismos para ver lo que les interesan, sin olvidar a la tele, claro.
El videoclub de ONO, o cualquier opción que les permita montarse sus horarios tienen ya pocos misterios para ellos.
Como la música, internet no ha matado a la tele, la ha potenciado y la ha convertido en algo más presente, más activo y sobre todo, al gusto personal de cada uno.

Un saludín