martes, enero 27, 2009

Cosas de la realeza

Estamos en crisis.
Sí, ya sé que esto es redundante, y que todos, de una manera u otra estamos padeciendo las salvajes oleadas de problemas que conlleva esta desagradable situación.
Y por eso mismo, hay cosas que consiguen hacerme cabrear sobre manera.
Hoy he visto, en las noticias, como el señor Botín alardeaba de haber tenido nosecuantos miles de millones de euros de beneficios en su negocio familiar. Ya sabes, el Banco Santander, creo que se llama.
Jode que quien nos mantiene en el borde de la quiebra, los que hacen que baje de manera fulgurante nuestra calidad de vida, encima vengan con recochineos y haciendo leña del proletario caído.
Pero la gota que ha colmado el vaso la he visto en el Pronto (sí, yo leo el Pronto, ¿algún problema?).
En un titular, reportaje a una página, decían que ¡¡IÑAKI Y CRISTINA SE APRIETAN EL CINTURÓN!!
Vamos como todos los españolitos, claro.
El tema es cómo se lo apretan estos individuos, que viven a costa de nosotros, y que, aunque tienen su trabajito asegurado (lo que no es criticable), vayan haciendo ... pues sí, leña del proletario caído.
El caso es que los pobrecitos,agobiados por las deudas y las facturas, han tenido que ir a pasar unos días en Suiza, a esquiar como el resto del vulgo suele hacer en épocas de crisis... en un vuelo low cost.
Lo que quiere decir que los que han cogido ese vuelo han tenido ocasión de disfrutar de las instalaciones del aeropuerto dos horitas más de lo previsto, porque tenían que embarcar los señores estos, ver como se acotaba el espacio, taaaaaaan ámplio en estos aviones por seguridad, y asistir a las caras de hastío e incomodidad de tan nobles culos.
Y claro, siendo que se están apretando los cinturones, el resto tenemos que coger ejemplo y no se, dejar de comer langosta fresca día sí día no y cambiar el caviar afgano por el iraní, que vale unos euros menos.
Luego, hay quejas de si se toma a chufla la figura de la institución y sus institucionales, o si, directamente, se cuestiona como es posible que semejantes rémoras continúen existiendo en pleno siglo XXI, tan por encima de los demás y con la cara de reirse del resto de ciudadanos, que además, tienen que mantener sus caprichitos.
Una auténtica vergüenza.
Y así nos va.
Un saludin

2 comentarios:

PROGRESSISME dijo...

¡HOLA COMPAÑERO!

Estoy totalmente de acuerdo contigo. No se puede tolerar que en pleno soglo XXI las desigualdades económicas sigan siendo tan insultantes y, no sólo eso, que además continúen dándose a la alta y no a la baja.

Necesitamos un cambio de sistema, de estructuras económicas y no parches que nos devuelvan al espejismo del bienestar ultraliberal y conservador.

Nuestro planeta no resiste este desgaste y, la humanidad no puede seguir enfrentada. En momentos como estos parece que sólo el pesimismo puede reinar.

Pero no, debemos de luchar por cambiar las cosas como ciudadania y como clase política. La fe en la humanidad es lo que mueve el mundo y ahora, debe permanecer más que nunca presente.

Ayer nuestro presidente Zapatero dio la cara frente al silencio del PP. El mensaje de unidad fue claro al estilo Obama. Sólo se sale de la crisis pensando que podemos salir. Porque nuestra economía se asienta en algo tan poco táctil y débil como la confianza. La oposición debe ayudarnos a reestablecerla y, sobre todo, debe empezar a dar la cara como nosotros.

Ellos estaban invitados en ese programa y dijeron NO.

Juanjo dijo...

Si es que hay crisis y crisis... Yo también he tenido que aparcar el avión privado y viajar en vuelos comerciales.

¿Viajar?? jeje
Viajar es una de esas palabras que en 2009 va a caer en el desuso...

Saludos.