jueves, noviembre 27, 2008

Leyendas Urbanas: Hoy, marcas extrañas en los portales


Que estamos pasando una época donde parece que los actos delictivos están multiplicándose es algo que todo el mundo sabe.
Las noticias alertan de bandas organizadas que aprovechan la menor ocasión para colarse en viviendas de ciertas características para robar todo lo de valor que existe en ellas y darse a la fuga con el botín.
Por desgracia, todos conocemos a alguien a quien le ha ocurrido algo similar, y eso nos hace ser muy sensibles a una leyenda que yo recuerdo que se hizo muy popular a mediados de los años ochenta.
En aquella época, más tranquila, dicen algunos, comenzó a circular un rumor según el cual los malandrines asaltadores de hogares vacíos se comenzaban a organizarse, ya no en bandas, sino en auténticos sindicatos.
Y esta leyenda comenzó a tomar forma cuando una conocida empresa de seguros comenzó a repartir una circular en la que advertía que los ladrones marcaban las casas de sus potenciales víctimas con una serie de señales.
Estas señales parecián advertir de varias características de las familias que vivían allí. Y las colocaban en los zaguanes y portales de las mismas para avisar a otros miembros de su “hermandad” sobre si era adecuado o no actuar en ella.
Las séñales en cuestión eran pequeños pictogramas en forma de rombo, varias rayas seguidas, cículos concéntricos, un barquito de vela, letras extrañas y un buen montón de avisos más, solo inteligibles para los incluídos en el submundo del crimen.
Cada uno de ellos tiene un significado muy concreto, que define si la casa está deshabitada, si hay perro, si los vecinos están de vacaciones, si vive una mujer sola o si no vale la pena robarla.
Esta información se ha ido propagando a lo largo de los años, e incluso, como toda buena leyenda urbana que se precie y que quiera ser recordada a través del tiempo, ha sido portada de varios medios de comunicación. Periódicos, telediarios, programas de radio y páginas web se han hecho eco de esta sorprendente noticia.
La última vez que se hizo pública la noticia está datada en julio del año pasado. Periódicos españoles (como 20 Minutos) o varios rotativos sudamericanos presentaban una alerta sobre el tema.
En todas estas informaciones se avisa a los lectores acerca de estas actividades para localizar e identificar los mejores botines.

Se avisa, incluso, que la hora elegída para dejar las puertas intactas es la horquilla que va desde las 13 hasta las 16 horas. O sea, la hora de comer.
¿De donde ha surgido esta leyenda? ¿Por qué hay signos en las puertas de las casas? ¿Quién las realiza?
Pues, aunque mucha gente afirme que las ha visto, que ha sido advertido por la Policía, la Guardia Civil o el encargado del aparcamiento, simplemente, no existen.
Sí que se ponen en determinadas esquinas y portales unas pequeñas marcas, normalmente pegatinas de diversos colores y marcas. Estas están relacionadas con el reparto de publicidad, para que los encargados de la empresa puedan controlar las zonas que se han repartido.
Los avisos sobre estos símbolos han circulado por toda Europa y América, han sido “vistas” por gente de todo el mundo y misteriosamente, todo el mundo conoce ya su significado.
Para comenzar, resulta extraño que un ladrón señalice una casa para que un “colega” se aproveche de ella, y pueda saber si puede robarla con toda tranquilidad… ¿Es una asociación profesional o qué?
Después, si esto fuera cierto… Si las señales están realizadas con tiza ¿no se borrarán al momento? Y si están hechas con un punzón… ¿Cuánto hace que las hicieron? ¿Un día, dos, tres meses, un año?...
No es, desde luego, nada nuevo, ya que estos signos tienen algunos siglos de existencia, y ya en 1898 el libro Hampa (Antología picaresca), de Rafael Salillas hablaba de “signos grabados con tiza y carbón” en determinados lugares.
Ya entonces se hablaba de vagabundos y sus artimañas para conocer los lugares donde acercarse a pedir y donde no.
Desde entonces, y quizás mucho antes, esta leyenda ya apuntaba a los malos de la película, que, por lo menos que se sepa, no tienen nada que ver con esto.

3 comentarios:

P.J.Cifuentes dijo...

Bueno... el folio ese yo no le he visto mucho por aquí, pero en el centro de España (zona de la Mancha), te puedo asegurar que está colgado detrás de todas las puertas de entrada de todas las casas!

Palomares dijo...

Yo he puesto marcas de esas. Las usábamos para marcar las casas que ya habían sido visitadas por los malvados Repartidores de Publicidad. Era una manera sencilla de que un compañero (o uno mismo, no sabéis lo que se parecen todos los portales) no se metiera a meter en los buzones los mismos folletos que acababan de ser metidos.

Crónicas de Sepelaci dijo...

Jopetas, Txiki...
Y yo que me creía que cuando decías que te dedicabas a la publicidad te referías a otra cosa...
:-D

Bueno, pues ya hay un comentario que explica como aparecen estas marcas.

Un saludin