sábado, marzo 15, 2014

Hotel Preciados, un lujazo de hotel en el centro de Madrid


Cuando toca acercarse hasta Madrid me gusta alojarme en un sitio céntrico. Las cosas para ver están siempre por la zona más castiza y tradicional de la ciudad y si hay que evitar coger el metro para acercarse hasta ellas, mejor que mejor.

Hemos probado varios hoteles del centro de Madrid, pero la última vez que nos acercamos  hasta la capital del Reino descubrimos un cuatro estrellas, el Hotel Preciados,  que tenía varias cosas que nos gustaba. A saber.

Estaba situado en la misma calle Preciados, junto a la Gran Vía madrileña y haciendo esquina con la Plaza Santo Domingo. Como que la Puerta del Sol está solo a unos metros de distancia y desde allí se tiene fácil acceso a todos los puntos de interés del centro, ya iba sumando puntos.

Vimos las fotos y comentarios en alguna web de viaje y descubrimos habitaciones que nos parecían aseadas, espaciosas y con cierto toque de estilo. Veamos. No es que seamos de los que vayamos a los hoteles para hacer vida allí, porque estamos siempre en movimiento haciendo y viendo cosas por Madrid, pero el Hotel Preciados tenía ese estilo que le da "el toque".

Así que pasamos a los comentarios y la mayoría destacaban el buen servicio y la calidad de las habitaciones, tanto de las suites (no lo dudábamos ni un momento) como de las dobles estándar nos pareció más que correcta. Y decidimos reservar una de las segundas para disfrutar de dos noches en la ciudad.

Llegamos pronto, gracias a que pese que el tráfico en Madrid es como es, la Gran Vía tiene una circulación ágil. Dejamos el coche en el parking, donde pudimos aparcarlo sin problemas y solo nos costó 18 euros (más IVA) al día. Una tranquilidad, ya que la situación del hotel nos permitía ir andando a pie a todos los sitios. Y a una mala, será por estaciones de metro y paradas de bus en la zona...

La atención en recepción fue fantástica y nos atendieron enseguida y con profesionalidad, algo que nos sorprendió porque había bastante gente esperando. Diligentemente, nos tomaron los nombres y nos facilitaron la habitación.

Esta no nos defraudó. No era una de las suites, pero como habitación doble daba la talla. Nos gustó.


Encontramos que teníamos wifi gratis, indispensable, claro. Y otra sorpresa. Minibar gratis, que tampoco estaba nada mal.

El desayuno lo realizamos en el Café Varela, el restaurante del hotel. Un buen desayuno, con todo lo que esperas de esta primera comida del día en un hotel. He de confesar que es lo que más me gusta de los hoteles y el Hotel Preciados no me defraudó.

El resto del día lo pasamos yendo y viniendo por Madrid, y por la noche, otra vez a disfrutar de la habitación, para salir al día siguiente. Una buena opción si buscas un hotel en el centro de Madrid que te haga sentir que has descansado bien y te han tratado mejor.


1 comentario:

Camila dijo...

Es importante tener en cuenta la chance que nos da internet para conocer esta clase de cosas y sobre todo a mi me gusta leer crónicas diversas sobre situaciones en distintos lugares. Muchas veces estoy en mis alquileres en capital federal y veo la posibilidad de ir a otros sitios en el futuro