miércoles, julio 25, 2012

Los Hoax de Facebook y los bienpensantes que los distribuyen



Las redes sociales son una gran herramienta para que circule la información, libre de la interpretación de los medios tradicionales. Esto es bueno. Cualquiera puede compartir algo que ha visto y le ha llamado la atención, provocando que corra como la pólvora y se escampe sin control.

El gran problema es, precisamente, eso mismo.

Sin un filtro que determine que esa información es o no es correcta, sin que haya un profesional como toca, que coteje la información, realice una labor de comprobación, de cotejar eso que se comenta y se rumorea, nadie es capaz de afirmar que ese mensaje es falso. O cierto.

Y cuando la situación de un país se convierte en lo que está ocurriendo en España, con unos recortes sociales producto de la incompetencia de la clase política, cualquier mensaje que surja atacando las prebendas y mostrando la incompetencia de esta, se tiende a creer a pies juntillas.

No es que no tengan muchos más beneficios que los simples mortales, pero a la hora de propagar este tipo de informaciones, no vale todo. Cualquier cosa que los ponga en entre dicho es coreado y aclamado por un buen grupo de personas, muy justamente cabreadas, pero que cometen el error que tanto quieren denunciar.

Lo más chocante de los últimos días ha sido el mensaje, convenientemente maqueado en diversas imágenes, con el número exagerado de políticos en nuestro país. Unos 450.000, frente a unos 100.000 de países como Alemania. Basta informarse un poco para comprobar que esa cifre es, simplemente ridícula. Las dos, realmente.

Poco tiempo después, tras la victoria de Hollande en Francia, Facebook se incendió alabando las reformas promovidas por el nuevo presidente de la República. Entre ellas, la eliminación del 100 % de los vehículos oficiales del Estado galo. Ni siquiera con una apreciación tan increíble como esta, se plantearon los miles de personas que lo compartieron que se trataba de un mensaje desinformador y sin ninguna base real detrás.

La puntilla, de hace solo un par de días, es un mapa con los incendios que hemos sufrido en Murcia, la Comunidad Valenciana y Cataluña, donde se especificaba que por las zonas afectadas por el fuego iba a discurrir una o varias líneas de transporte ferroviario. De nada sirve comprobar que algunos de esos incendios se han movido convenientemente para situarlos en la zona que más conviene a quien lo hizo...

Esto es solo una muestra, que lleva a la reflexión de lo fácilmente manipulables que podemos llegar a ser. Obviamente, me incluyo, ya que como todo el mundo, he caído alguna vez en este tipo de historias. Ahora está de moda la de la artista holandesa que hace juguetes con sus mascotas muertas, una historia que me hace pensar en los célebres gatitos bonsais de hace unos años (por si no lo sabes, era un hoax, una mentira destinada a ser compartida en las redes sociales).

De todas maneras, hay que tener siempre presente que las informaciones que se dan en redes sociales, por muy compartidas que sean, aunque te vengan de personas "de confianza", no son realidad hasta que no se cotejan y se comprueban. Deja que pasen dos o tres días, y verás como alguien ha hecho la comprobación, se ha documentado y pone encima de la mesa los datos reales, contrarrestrando esas locura que todos, en nuestra ignorancia, tendemos a creerlo.

Habrá gente que, aunque se lo comentes, seguirá comentando, compartiéndolo y encima, se sentirá atacada y ladrará mucho. Paciencia...

Mucho más grave es que desde un medio de comunciación "serio" se de pàbulo a estas cosas. La Sexta Noticias, en sus ánsias por atacar al gobierno, dieron como válido el tema, y hace varios años escuché como asombro como una "periodista" decía muy seria que había recibido un Power Point en su correo electrónico alertando de la "invasión musulmana por medio de los natalicios en Europa". Triste, pero real.

Por cierto, si quieres comprobar lo que he comentado, hay quien lo ha comprobado, y ha escrito estas cosas:


sábado, julio 21, 2012

El Caballero Oscuro La Leyenda Renace: El fin de la trilogía... con posibles


Ayer tuve la suerte de poder estar en la primera sesión de la tarde en los Ábaco de Castellón, para dejarme bombardear con El Caballero Oscuro, La Leyenda Renace. A las cuatro y media éramos unas 30 personas atentas a la pantalla, esperando ese desenlace que se esperaba fascinante y muy esperado.

Partiendo de que la versión digital que se emite en los Ábaco es un fiasco, no estuvo mal. Me refiero a que, por dos veces, se pudieron ver los anuncios y los tráilers perfectamente, pero al comenzar la película, saltó la musiquita de espera. DOS VECES.

Parte del público tuvo que salir a protestar, porque en la cabina no había nadie que controlara la proyección. Algo muy común, que cabrea porque la entrada no es, en absoluto barata. Alguien debería estar al cargo y solucionar estos problemas en cuanto surjan...

Pero volvamos a la película. La que Christopher Nola dice que es el fin de su trilogía, y que marca un antes y un después en la vida cinematográfica de Batman. Al menos, hasta el próximo reboot, donde vuelvan a matar a los pobres papis, y tengamos otra vez toda la historia de su origen.

El Caballero Oscuro, La Leyenda Renace es una buena película, a ver quien lo va a negar. Tiene todo lo que tenían las anteriores, con el plus de un final que no por más anunciado no deja de ser intrigante.

Primero, nos encontramos con una situación heredada de El Caballero Oscuro, con Batman retirado y fuera de circulación. Un Bruce Wayne venido a menos, recluído en su mansión y ajeno a todo lo que ocurre en una Gotham que está a salvo, tras la labor de Gordon al mando de la policía. 

Con su bastón, su aire de millonario decadente y su cerebro embotado, es la viva imagen de uno de esos reclusos de su propia locura. De repente, se activa, ocurre algo que le saca de su letargo y comienza a recuperar la cordura. Por decir algo.

Una Anne Hathaway vestida de doncella puede despertar ese tipo de sensaciones en un hombre, desde luego.

A partir de ahí descubrimos que sus años como justiciero le han pasado factura y se ha convertido en casi un tullido. Nada de eso lo detiene. Batman vuelve a la ciudad, sin que sepamos muy bien por qué.

La película comienza entonces una vertiginosa subida de calidad y llega a cotas insospechadas de acción, buena narrativa y una actuación de los actores estupenda. Creo que estamos en ese momento en uno de los mejores momentos del cine actual, y no es para menos. 

Los personajes secundarios comienzan a circular por el metraje y a mostrar su importancia. Bane hace acto de presencia y se muestra como un villano a tener en cuenta, peligroso y tremendamente poderoso. Un personaje con fuerza y potencia que representa al que conocíamos de los cómics.

Catwoman, o mejor dicho, Selina Kyle, ya que su nombre de guerra no se utiliza en ningún momento en la película, está bien caracterizado. Cínica, con un pasado misterioso, oportunista y astuta, utiliza todos sus recursos para permanecer viva. 

John Blake se desmarca como un policía honrado, y cuando se desmarca identificándose como un huérfano noble y sentido, comenzamos a verle de otra manera. Con pantaloncitos cortos de color verde...

De todas maneras, no importa demasiado. Sabemos qué estamos viendo en pantalla. Este Bane no es el que le partió la espalda a Batman. Por un momento, es el líder de los Mutantes de la distopía de Miller. De repente, se convierte en Bane y después vuelve a ser el líder del futuro imperfecto de Frank.

Bruce es más Bruce que nunca, y se desmarca de su alter ego enmascarado. Este es más radical que nunca, inmerso en una situacion que nos recuerda mucho a Tierra de Nadie. Una ciudad abandonada a su suerte, el ejército estableciendo un cordón infranqueable del que nadie puede escapar.

Es en esta situación cuando vemos a Alfred abandonar a un arruinado Bruce y partir a vivir su propia vida. Esperábamos, desde luego, verle por las calles de Gotham ayudando a la gente, pero esa escena ha escapado del punto de mira de Nolan. Un lástima, porque habría servido para que Caine se luciera todavía más.

La fuerza de Bane se deshincha en el último cuarto de la película, cuando se descubre que es un segundón, un sicario tal y como lo fue en "aquella" versión. Una lástima, que rechina cuando nos dan a entender quien podría ser. Por suerte, muchos conocemos bien la historia de R'as Al Ghul, y sabemos que nunca tuvo un hijo, sino una hija.

"Sorpresa" final con la identidad de esta, y la dichosa manía de enlazar todo lo que conocemos con las nuevas tramas. Todo está relacionado, tenga o no sentido. Todo vale.

Como apunte, también me quiero quejar sobre el desenlace de la película. Ya lo he visto. Hace unos meses, en Los Vengadores. Me resulta pesado estas repeticiones. Puedes adornarlas como quieras, pero convierten un momento épico en una burla, en un pastiche, en una copia más o menos barata, de una escena que ya estás harto de ver. Y estropea el clímax.

Además, todos sabíamos que el asunto del piloto automático iba a traer cola al final de la peli. Es el inconveniente de conocer el mundo del cine. Sabíamos que no había ocurrido, que todo estaba arreglado.

Y por eso sabíamos que habrían consecuencias, que todos los personajes tendrían lo suyo. Y por eso, sobra una imagen en Florencia. No hace falta. Ya lo sabemos.

La que no sobra es la última escena, con una Batcueva visitada por el heredero del manto. Un manto que, seamos honestos, no se ha ganado quien presumiblemente lo va a llevar. Pero bueno, somos espectadores, no creadores.

A mí, me vale. Recomendadísima.

Pero mi Batman es otro...

jueves, julio 19, 2012

Mi libro, la Guía Blogger de Anaya Multimedia



Esta semana ha sido intensa. 
He comenzado cumpliendo los 40 años, una edad que me sitúa ya en ese momento en que a Uno le exigen que se comporte como "una persona seria y se deje de tonterías".
Claro lo llevan... 
Siguen importándome dos narices el fútbol, los toros y las cosas "serias" que se suponen que hacen de un "español" un "español de verdad", así que me tendrán que seguir soportando como lo que soy. O no.
En fin, que lo quiero contarte es que he recibido un paqueta con mis ocho ejemplares de cortesía como autor de la Guía Blogger Edición 2013 de Anaya Multimedia.
Un pequeño libro que supone mi tercera publicación profesional.
Sí, la tercera.
La primera fue un cómic porno, hace como 15 años, en el que hice los guiones y fue publicado por la editorial Megamultimedia. Nada serio, porque ni sé que ha sido del ejemplar que tenía. Y lo tuve que comprar, por cierto.
La segunda fue en un cómic de Sgt Kabukiman, el personaje de la Troma cuyo cómic editó una editorial española de fugaz existencia. Ahí sí me lucí, ya que el guión fue muy divertido de escribir, y lo dibujó el gran Fernando Pasarín, hoy haciendo las Américas en DC.
No, no era un guión sobre el personaje, sino un cómic de 5 páginas, con la celebración de Halloween como escenario y un grupo muy especial de psicokillers. Todavía se puede encontrar por ahí, fíjate.
Este tercer intento viene de la mano de Anaya Multimedia, lo que me situará en primera línea. 
Es una guía práctica, un libro técnico, nada de ficción, así que no he podido lucirme como quisiera.
De todas maneras, te ayudará a crear un blog en Blogger, si es lo que quieres, y a sacarle mayor provecho.
Pero esto es un blog personal, qué narices, y lo que voy a contarte es como me he sentido al tener estos ejemplares en la mano.
Es algo extraño. Algo que me han comentado muchos amigos escritores. Que el día en que recibes tu libro, hecho papel, te sientes raro. Es tu criatura, tu trabajo de muchos meses, con forma física y no solo eso...
¡Cualquiera puede tenerlo!
Estamos en un mundo tecnificado, en el que parece que lo digital gane terreno al libro físico, y hasta yo estoy iniciando un proyecto de esas características. Pero tener un libro, recién salido de imprenta, con tu nombre en la portada...
Puede ser un pequeño pecado de ego, pero ver ese nombre impreso, aunque ya lo he visto tantas veces y en tantos sitios, siempre emociona.
He estado recibiendo la enhorabuena de buenos amigos, y eso también me gusta, como no podía ser de otra forma. 
He recibido la atención de los chicos de la prensa local, Carlos por un lado y Nadal por el otro y hasta Alberto, de la emisora de Castellón de la Ser me ha invitado a su programa.
Demasiadas atenciones, de verdad.
Estoy en esa fase que se encuentra entre el orgullo y la modestia, porque no  considiero que sea una obra a la que se haya de dar demasiado bombo, siendo como es un libro técnico, con los conocimientos que todo el que haya trabajado con Blogger tiene.
De todas maneras, ¡qué narices!
No todas las semanas se cumplen los 40 años, se recibe tu libro impreso por una multinacional bien situada y no siempre se reconoce el trabajo que Uno hace. 
Así que sí, hoy no quepo dentro de mí. 
¡Felicitadme, carajo!
Un saludín

martes, julio 10, 2012

Insólito Mundo...


De los dormilones: Cada especie animal tiene un ciclo de sueño diferenciado y distinto. Cada uno pasa una cantidad distinta de tiempo durmiendo, dependiendo de su actividad. Son todo tiempos medios, ya que cada individuo puede tener su propio ciclo.
En un término medio se encuentra el ser humano, que pasa (pasamos) unas ocho horas durmiendo. El que más se aproxima es el cerdo, con 8,4 horas. El que más tiempo pasa con la oreja pegada a la almohada es el ratón, que duerme una media de 20,1 horas, mientras que el perezoso lo hace 20 horas al día.
En el lado opuesto, encontramos a la jirafa, que solo cierra los ojos 1,9 horas al día. Un poco menos que los caballos, que duerme una hora más.

lunes, julio 09, 2012

Insólito Mundo...


De las religiones: Los romanos nunca iniciaron una guerra por motivos religiosos. Su cultura amparó los cultos de los pueblos a los que sometían. Mediante una ceremonia llamada Evocatio, invitaban a estas deidades a alojarse en Roma. De esta manera, asimilaron costumbres de otras sociedades, como las asiáticas, el culto a Mitra, y más adelante, el cristianismo. Sin combatir, encontró acomodo entre los romanos.

La frase de la semana

 
Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos y por eso la vida vale la pena.

Paulo Coelho (1947) Escritor brasileño