lunes, abril 30, 2012

La Frase de la Semana


En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente.

Lo dijo...  Khalil Gibran (1883.1931) Novelista, ensayista y poeta libanés

sábado, abril 28, 2012

Los Vengadores: Pura Magia Marvel



Ayer se estrenó Los Vengadores. Por fin. Meses esperándola (años, más bien), y por fin teníamos a los Héroes mas Poderosos de la Tierra frente a nosotros, partiéndose el cobre para defender la ciudad de Nueva York, la eterna víctima de los malvados que pretenden subyugar al Tierra.

Como todos, tenía miedo de que tanta expectación, el hype de los modernos, fuera a darnos una gran decepción. Que nos encontaríamos con una película que no llegara a lo que esperábamos y salieramos decepcionados de la sala.

Eran las cuatro de la tarde, en los Ábaco de Castellón, y la cola era considerable. En la sala éramos unas 40 personas, esperando a que se iluminara la pantalla y nos bombardeara con la fuerza de Los Vengadores.

Comienza el espectáculo. El Agente Coulson inicia la acción, y Nick Fury se hace cargo de la primera escena. El Cubo Cósmico, que ya conocemos de Thor y Capitán América, comienza a hacer de las suyas y aparece Loki.

Y a partir de ahí, todo se desata. Cambios de bando en algunos agentes de Shield, persecuciones, rayos y acción al estilo Shield. Luego, comienza el reclutamiento de los héroes. La Viuda Negra, en una fantástica escena. El doctor Banner, perdido en la India; el juguetón Tony Stark, coqueteando con Pepper...

Se prepara la guerra y los héroes se lanzan. Detienen a Loki, aparece Thor y hay una primera pelea entre los héroes. No se conocen y se miden. Como ha de ser.

Se unen, se vuelven a enfrentar y salvan el (impresionante) Helitransporte de Shield. Tensión, lucha. Hulk destrozándolo todo. Caos y los héroes vencidos.

Y luego, solo falta el grito de ¡Vengadores Reuníos! Porque lo que viene después es una batalla que hemos visto miles de veces en los cómics. El Capi, Ojo de Halcón y la Viuda Negra luchando a pie de calle, poniendo a salvo a los civiles. Iron Man enfrentándose a los aliens voladores, Thor ocupándose de su hermano y Hulk... bueno, haciendo de Hulk.

Es, posiblemente, el mejor personaje de todos. Tiene los mejores momentos. Se comporta como el Hulk que sabemos que es. Su aparición en Nueva York le define perfectamente. Es Hulk. Y aplasta. Aunque lo que tenga que aplastar le supere en tamaño. En fuerza no. Es Hulk.

Y no le gustan los dioses.

El Capitán América es un soldado fuera de su tiempo. No sabe qué hace allí, y pese a las limitaciones de Chris Evans, está bien. Solo cuando está en mitad de una pelea, cuando se decide el destino de la gente junto a él, reacciona y se convierte en quien era. Un líder.

Stark deja de ser el payaso de la reunión para demostrar porque lleva el traje de lata, se convierte en el gran héroe del día y la Viuda Negra, espía, asesina, se convierte en heroína. Los Vengadores se han forjado, y si no pueden defender la Tierra, la vengarán.

Dejo para el último momento la escena postcréditos. Durante las apariciones del líder de los Chitauri, sabemos que hay alguien más sobre él. Que no son ellos los que mueven ficha, sino simples peones de alguien, o algo más. Y en la escena que todos esperamos, sabemos quien es. Y ojo... No voy a decir nada más, pero sí que puedo comentar que la impresión fue de aúpa. Si siguen por ahí, la secuela será espectacular. Más.

Y ya está. No digo más. Creo que la volveré a ver. Me ha encantado. La he disfrutado muchísimio y espero que no te la pierdas. Porque vale la pena. Es una película de acción sin más, vale. Pero es la película de acción que todos queríamos ver. A años luz de otras, que se pierden en grandes efectos especiales.

Sí, aquí también los hay. Pero es que son Los Vengadores, macho...

jueves, abril 26, 2012

Días de trabajo... del que me gusta.



Como sabes, hace un año que dejé mi trabajo tradicional, el que me daba de comer hasta ese momento, para lanzarme al mundo de la creación freelance. Ha pasado relativamente poco, y ya puedo hacer un balance bastante aproximado. El primer año siempre es duro, y este no ha sido una excepción.

El cambio se ha producido desde el pasado mes de enero. Un aviso desde mis alarmas en Twitter sobre el hastag #trabajo me puso en contacto con una editorial y acepté la redacción de un libro de encargo. En ello estoy estos días.

Quise organizar el trabajo de una manera, y resultó no ser la correcta, así que el sprint final se prevé de infarto. Nada que no se pueda hacer, pero nunca apetece trabajar con tanta presión. Un problema en el ordenador lo empeoró todavía un poquito más. En fin, si ves a Murphy le das recuerdos míos.

Ahora, ya he aprendido a hacer copias en la nube y a tenerlo todo por duplicado (o triplicado).

Continúo sacando adelante los blogs temáticos que he ido abriendo a lo largo del año que llevo trabajando en casa. He continuado con mi colaboración con Blogo, editando los blogs de cine y televisión, y añadiendo nuevos clientes para mis posts.

Con eso, se va haciendo casa, que dicen por aquí.

He charlado con Paco Gayet largo y tendido sobre su libro para sacar partido a Internet en tiempos de crisis (recomendadísimo. Aquí lo puedes encontrar). De hecho, voy a presentarlo yo en Onda, y quizás en algún sitio más.

He intentado grabar varios podcasts de Crónicas desde Sepelaci, pero la maldita conexión, o el programa de grabación, no estoy seguro, me los han boiocoteado. Mis disculpas a David Baldeón  y David Mateo (a ver si va a ser cosa del nombre...) por no haber podido editar el audio en condiciones. He preferido anular esos dos programas, y en cuanto pueda buscaré alternativas.

También colea por ahí el podcast local Fet a Onda. No lo he abandonado. De hecho, el próximo entrevistado tenía que ser el propio Gayet, pero me ha sido imposible. Siempre que quedábamos, ocurría algo que me impedía reunirme con él. Cachis.

Unos días tengo bajones, porque las cosas quizás no van tan rápidas como uno se espera. La situación, bueno, ya sabes como está ahí fuera. Pero no pierdo las ganas, la ilusión y las ganas de trabajar.

Oye, soy un privilegiado. No, no cobro miles de euros al mes, ni disfruto de ventajas fiscales, ni nada de eso. Trabajo en lo que me gusta, en lo que me apasiona.

Tengo en el horizonte cosas que pueden cambiar mi forma de vida y de trabajar, pero siempre sin dejar esto que tanto disfruto haciendo. Puede ser que acaben surgiendo, o puede que no lo hagan. Da igual. No pienso rendirme. Seguiré delante del monitor, tecleando y buscando alternativas. Esos dos euros de aquí, tres de allí y cinco de más allá para redondear los ingresos e ir tirando.

¿Iluso? Pues igual, pero oye, en estos momentos, ya tengo algo que mucha gente ha tenido que dejar aparcada. Ilusión.


lunes, abril 23, 2012

Insólito Mundo


DEL CUERPO HUMANO: Teniendo en cuenta todo lo que se sabe sobre regeneración celular, se calcula que el cuerpo humano se renueva por completo, a nivel celular, cada quince años, aproximadamente.

domingo, abril 22, 2012

jueves, abril 19, 2012

Despropósitos de editor


Tengo un amigo. Mi amigo escribió un libro. No una novela, sino un ensayo. A lo largo de un centenar largo de páginas hablaba del tema que le apasiona y del que forma parte profesionalmente. Era un libro interesante, repleto de buenas anécdotas alrededor de ese mundo que le gusta y le da de comer.

Lo entregó a un editor, y en ese manuscrito, como ocurre en los manuscritos de todos los escritores del mundo, había alguna que otra errata, algún error de bulto y algunas cosas mejorables. No importa cuantas veces repases un texto, siempre se escapan algunas de estas malditas cosas.

El editor, se supone, lo revisó, le dió el OK y lo maquetó. Lo hizo bonito, con unas páginas vistosas, con ilustraciones, con fotos... Un buen producto, se suponía.

Por fin, se puso a la venta y no, no vendió nada. Y eso que tuvo una de las mejores promociones que existen hoy en día. El autor era (es) un respetado comunicador que participa en un programa de radio de cierto éxito y audiencia. En sus colaboraciones se hablaba de ese libro y se loaba. Y no era para menos, porque el contenido era (es) simpático, ilustrativo y contaba (cuenta) cosas más que interesantes.

Pero la maquetación, que debía ser perfecta, se convierte para el lector en un galimatías. Las ilustraciones están colocadas de cualquier manera, y los textos no solo no están corregidos, sino que parece que hayan sido cambiados adrede para coleccionar nuevas erratas. Por no hablar de los que dependen de la editorial, que añadió en algunas ilustraciones.

Un despropósito tal que, aunque soy aficionado al tema del que habla, me guardo mucho de acercarme al libro. Es una lástima, porque me gusta lo que hay en él. De hecho, me animo y comienzo a leerlo de vez en cuando, pero la indignación por esa edición me supera y acabo cabreándome y olvidándome de él de nuevo.

Un editor debería ser alguien que controle al escritor, que le llame al orden si es necesario y que cuide y mime al detalle el proceso de edición. Por eso se llama editor y no fontanero, por ejemplo.

Es no ya vergonzoso, sino inadmisible que un señor con la responsabilidad de llevar a buen puerto un producto, en este caso un libro, permita y tolere semejante cantidad de despropósitos. 

Es un insulto no solo al autor, que confía en él para que subsane los posibles errores de estilo o redacción que existan en el manuscrito, sino también para el lector, que paga una cantidad por un producto defectuoso, abandonado a su suerte y con una manufactura pésima y desastrosa.

No voy a dar nombres. Quien se haya enfrentado a tal barbaridad ya sabrá a qué me refiero. Creo pensar que es un caso aislado, un cúmulo de desafortunadas coincidencias o un fallo informático, pero me temo que ni será el único caso, ni, por desgracia, el último.

Un saludín

lunes, abril 16, 2012

La frase de la semana

El primer día de la primavera es una cosa y el primer día primaveral, otra diferente. Frecuentemente la diferencia entre ellas es más de un mes.

Lo dijo... Henry Dan Dyke (1852-1933)

domingo, abril 15, 2012

Insólito Mundo...


... De los deportes: Hay deportes muy raros en el mundo. Desde lanzamientos de móviles, a llevar a la esposa a caballito, pero creo que el más raro de todos es el lanzamiento de boñigas de vaca. El record lo tiene el estadounidense Steve Umer, quien lanzó una bosta a 81,1 metros, en el año 1981.

Insólito Mundo...



...De los electrodomésticos: En 1905 se puso en marcha una de las primeras aspiradoras de la historia. Era un aparato que pesaba unos 40 kilos y fracasó por su tamaño excesivo y su escasa funcionalidad. Pese a eso, hoy todavía continúa funcionando. Poco, pero se utiliza de vez en cuando y tiene todas sus piezas en perfecto estado. A ver si aprenden los fabricantes actuales...

domingo, abril 01, 2012

ComiCS_12: Una tarde de tebeos, amigos y buen ambiente

Ayer me fui a Castellón, para disfrutar, que ya era hora, de las jornadas de Cómic de Castellón, ComiCS_12. Tenía truco la cosa, porque resulta que tenía que presentar a Max y Manel Fontdevila. Todo un reto que tenía que superar pese a mi total pánico a eso de hablar en público.

Llegué por la mañana, cuando comenzaba la sesión de firmas en la librería Siragga. Allí comencé a encontrarme con buenos amigos. El primero, Evandro Rubert, el Hombre Orgánico, pero comenzaron a aparecer más. Rubén Fernández, el creador de Federik Freak en El Jueves, Jordi Moliner, y poco a poco, llegaron Pau Tomás, Josep Calduch, y más, que no nombro, porque no seré capaz de recordalos a todos.

En la mesa, Calo, autor castellonense de cómics que es un auténtico crack con el dibujo y sus tebeos, Max, toda una leyenda del mundo del tebeo undergroud de nuestro país; Manel Fontdevila, uno de mis humoristas gráficos preferidos y el americano Álex Robinson.

Ninguno de ellos pararon de dibujar y dedicar los libros que habían preparados para los fans y los que traían las decenas de personas que llegaron durante toda la mañana a la librería de la calle San Félix.

Después, asistimos a la presentación de la exposición de Calo, que recoge originales de su ya larga trayectoria profesional. Acompañando a la inauguración se presentó el cómic del Curso de cómics de la UJI, dirigido por Evandro y Sérgio Abad, dos profesionales como la copa de un pino.

Y tocó después el momento de catar el vino que se había etiquetado para la ocasión. Tortillita de patatas, olivitas y el vinito. Y charlas muy amenas con todos los invitados y amiguetes que estaban por allí. Por cierto, me quedé alucinado al ver a una persona en la exposición que era la viva imagen del Capitán Trace, de Farscape. No sé, igual se me fue la pinza.

De ahí, a la comida, donde nos encontramos con la gente que faltaba y además, con los tres primeros integrantes de Trash Entre Amigos, el Sr. Ausente, Raúl Minchinela y Rubén Lardín. Nacho Vigalondo todavía no había llegado y no lo hará hasta hoy domingo.

La comida fue muy agradable. Entre Sérgio Abad y Josep Calduch, y frente a Alex Robinson y su mujer, ambos encantadores y que tuvieron la consideración de hacer que me entendían cuando les hablaba en mi espantoso inglés.

Sobremesa tranquila y divertida, con anécdotas, comentarios y chascarrillos y al tajo. Max nos contó como era el mundo del cómic en aquellos años 80 en los que había mercado para casi todo. Una charla muy amena, apoyada en imágenes del autor.

Después llegó el turno de la charla con Manel Fontdevila, y he de reconocer que ha sido una de las más divertidas que he tenido nunca. Risas del público antes la anécdotas de Manel. Una horita y algo que he recogido en el podcast que encontrarás ahí abajo, y que te recomiendo ferviéntemente. Risas aseguradas.

Una jornada muy intensa, que no se repetirá hasta el próximo año. Y yo ya estoy esperándolo con ganas, qué caray.