lunes, febrero 28, 2011

Leído: Cuerpos Descosidos, de Javier Quevedo

Es una gran noticia que aparezcan nuevas editoriales que nos acercan nuevos e interesantes autores del panorama fantástico patrio. No es que Javier Quevedo sea alguien que necesite que me presenten. De hecho, y aunque esté un poco mal decirlo en una reseña de un libro que ha escrito él, lo conozco desde hace más años de los que me atrevo recordar.
Sí, siempre es curioso y satisfactorio hacer la reseña de un libro escrito por un viejo amigo.
Javier ha entrado hace poco tiempo en Nocte, la asociación de escritores de terror donde también militan otros amigos como Joe Alamo y Emilio Bueso, una garantía de que su trabajo está bien escrito y que tiene un aval detrás de él.
Lo digo simplemente para que no se me acuse de barrer hacia casa y olvidar los posibles errores que pudiera tener este relato, que tiene mucho de inquietante y de desalentador.
Cuerpos Descosidos comienza a provocar ese sentimiento de inquietud en su portada. Una increíble ilustración de Filedeus reimaginando a La Papisa, uno de los personajes de la novela, y que provoca una sensación impresionante sin siquiera haberla leído.
Comienza el relato presentado a los personajes, un ejercicio que recuerda al comienzo de una partida de ajedrez, en la que cada uno de ellos hace unos primeros movimientos, presentándose y situándose estratégicamente en el tablero, sin enseñar todavía su pontencial. También aparece un extraño y descolocado diario, que sorprende con su contenido y que hace que te preguntes dónde encaja.
A medida que avanza la historia, lo que nos preguntamos es dónde encajan estos personajes, tan distintios y distantes entre sí, y qué relación podría unirlos.
Todo cambia a partir de la página 100, donde el lector puede ir ajustando las piezas, que comienzan a deslizarse en el tablero sin freno, situándose una frente a la otra, y tejiendo por fin la trama común que los unió en un principio y cerrará la historia.
Aunque hay algunos momentos, sobre todo hacia el final, que puede provocar un poco de confusión (o al menos, me ocurrió a mi), la tensión se mantiene en toda la novela y consigue algo que sólo consiguen los relatos bien escritos: enganchan.
Me leí la novela en apenas tres días, costándome cada noche dejar la vida de Lucio, Eva y ese misterioso muchacho que escribía sus fustraciones en ese diario que al final, resulta ser la clave para poner punto y final a una historia de pecados sin perdón posible. Sin perdón para nadie, excepto quizás para el auténtico motor de toda la historia.
Me ha parecido una gran historia, nada larga y con un grupo de personajes que se hacen queridos, pese a no ser nada modélicos y bastante disfuncionales.
Una gran novela con elementos de fantasía oscura, que ha supuesto todo un descubrimiento para mí.
Enhorabuena, Javi.
Un saludín

Puedes comprar el libro desde aquí.

martes, febrero 15, 2011

Insólito Mundo...


DE LA IGLESIA: La confesión se realiza desde el siglo IV, aunque los confesionarios de las iglesias se idearon en el siglo XVI, para dotar a este sacramento de un lugar propio en el templo. La Iglesia luterana, sin embargo, no creía que fuera importante, y así, le daban más importancia en el catolicismo.

lunes, febrero 14, 2011

La Frase de la semana

Aprendemos a amar no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando llegamos a ver de manera perfecta a una persona imperfecta.

Sam Keen (1931-?) Escritor, profesor y filósofo americano.

jueves, febrero 10, 2011

The Cape: Una serie no tan mala

 
Desde hace varios meses, cuando se anunció el estreno de The Cape, la mayor parte de los aficionados a seguir las series americanas comenzaron a despotricar sobre ella. Caray, hasta yo, en un primer momento, me sentí capacitado para dudar seriamente sobre la oportunidad y la calidad de una serie televisiva sobre un superhéroe.
Teníamos, por aquel entonces, también pendiente el estreno de No Ordinary Family (Los Increíbles Powell, en castizo), que también iba de tipos con superpoderes, pero sin traje ni máscara, una familia al estilo Los 4 Fantásticos.
Sí, poco esperaba de The Cape, pero a medida que iba acercándose el estreno y veía más y más material sobre la serie de la NBC, más intrigado estaba.
Sí, sabía que iba a ser una trama plana, con todos los estereotipos propios de una producción del estilo, que tendría un piloto que repasaría los orígenes del personaje y unos episodios de unos 40 minutos que tratarían un caso semanal, con un malo recurrente y algunos ocasionales que conformarían el universo particular del personaje.
También me olía lo del edulcorado argumento de la familia perdida y el amigo traidor, clásicos entre los clásicos, pero estaba dispuesto a darle una oportunidad.
Y mira que vi el piloto, y aunque le encontré muchos errores, algunas contradicciones y agujeros del tamaño de Wisconsin, tampoco eran más que en otras series. Me gustaba la ambientación circense (algo que no debemos olvidar nunca, porque es el origen de todos los tipos disfrazados que van de tejado en tejado) y su particular alianza con el Circo del Crimen.
Me chirriaba que algo tan obvio como esta banda de ladrones, que estando tan a la vista, no había llamado la atención de la policia, la pública o la posterior privatizada. Pero, como digo, son esas cosas de cada serie que hay que dejar pasar si no quieres quedarte fuera. Y no es sólo en esta, ya digo. Todas tienen este tipo de cosas, un juego en el que has de entrar para disfrutar.
Y me gustó. Los siguientes episodios los he visto me han parecido entretenidos. Una historia de superhéroes (seamos más concretos: de vigilantes), con su malo millonario, sus secuaces en las fuerzas del orden, su organización criminal supersecreta, su sidekick, sus aliados...  Nada nuevo, pero sí bien ambientado.
¿Por qué ha fallado esta serie, si estamos llegando a la conclusión de que no es más mala que otras que continúan en emisión?
Pues ni idea. Si lo supiera,
Quizás sea que no era el momento.
Quizás sea porque, después de tantas adaptaciones al cine de personajes del mundo del cómic, el público esperaba algo más.
Quizás sea que no convencen los actores. O el argumento. O que no ha sido suficientemente valorada por los chicos y chicas de marketing de la cadena.
O porque es mala.
No lo sé, pero sí sé que estaré profundamente decepcionado cuando, dentro de tres semanas, eche el cerrojo y termine una serie que ha conseguido entretenerme y a la que acudo cada semana para ver como un tipo con los calzones por fuera, y una capa estúpida, resuelve el caso del día.
Un saludin

La Frase de Cine

"Me gusta el whisky, los coches rápidos y la ropa cara, y me gustas tú, ¿que mas quieres saber?".

Johnny Depp, en Enemigos Públicos

martes, febrero 08, 2011

Insólito Mundo...

DE LOS SUPERS: Los carritos de supermercado fueron idea del estadounidense Sylvan N. Godman, dueño de uno de ellos. Veía como sufrían las clientas poniendo las compras en las bolsas de papel, y pensó en poner a su disposición unos carritos con ruedas. Más adelante, añadió la sillita para el bebé.

lunes, febrero 07, 2011

Gary Moore: hasta siempre, maestro

Los lunes pueden ser un poco traumáticos, con esto de que las personas normales comienzan su semana laboral. Lo es más si te das cuenta de que la música, la buena, ha perdido a un auténtico maestro.
Gary Moore fue encontrado muerto en un hotel de Estepona, a los 58 años, por causas que se desconocen.
Y la verdad, no importan.
Yo me quedo con la buena música de este irlandés eterno, que es capaz de hacer gemir a la guitarra como pocos han hecho.
Recuerdos de una gran época que dieron paso a otra más sensata y reflexiva, pero que continúan poniéndome los pelos de punta cuando escucho sus temas.
Descansa maestro, y que los lamentos de las guitarras acompañen tu camino.





La Frase de la semana

La vida es aquello que te va sucediendo mientras te empeñas en hacer otros planes.

John Lennos (1940-1980) Cantante y compositor británico.

viernes, febrero 04, 2011

La Frase de Cine

"Si, Londres, ya sabes, pastel de riñones, taza de te, mala comida, peor clima y esa Mary Poppins de los cojones, Londres!".

Dennis Farina, en Snatch, Cerdos y Diamantes 

jueves, febrero 03, 2011

Series que me atrapan: Being Human

Ultimamente estoy de series inglesas. No es que me hayan aburrido las americanas, que va. Es que de vez en cuando, escribiendo en seriestvblog te das cuenta de que hay más ahí fuera a parte de lo que vemos en las grandes cadenas generalistas, aunque no se apoye tanto y queden relegadas a las cadenas especializadas del cable. Y eso, si tienen la suerte de estrenarse.
Being Human todavía no se ha visto en España, y es una lástima.
Se trata de una serie fantástica que emite BBC Three, la misma que emitió Torchwood, y que tiene como protagonistas a un vampiro, un hombre lobo y una fantasma que viven juntos en una casa de Bristol.
Sí, dicho así parece que estemos ante una comedia, pero no. Se trata de una serie que tiene elementos de comedia, a veces. Si hay alguna manera de definirla, lo haría como una historia costumbrista con elementos fantásticos.
Y es que el elemento sobrenatural está muy bien llevado, y la historia se centra en los esfuerzos de los tres para ser personas normales, humanas comunes. Buscan lo que buscamos todos, tranquilidad, buen rollo con los vecinos, el amor, la confianza y el bienestar en sus vidas.
El problema es que, siendo una persona normal, ya cuesta todo eso, y si encima eres un monstruo de leyenda, pues se meten en tu vida situaciones que no son normales y lo dificultan todo.
Mitchell (Aidan Turner), es un vampiro, un asesino nato que intenta dejar su sed de sangre y quiere vivir una vida normal, lejos de los excesos y en compañía de un hombre lobo, una raza marginada por los suyos.
George (Russel Tovey) carga con la maldición que le transmitió un licántropo al arañarle una noche de luna llena, y desde entonces, cada mes para una noche vagando por los bosques, de caza y con la forma de un lobo.
Annie (Lenora Crichlow) murió en la casa donde viven los tres y sin saber por qué, continúa vagando por ella, con la misma ropa con que murió y preguntándose por qué sigue ahí.
Los tres van a descubrir a lo largo de la serie muchas cosas sobre ellos mismos, la mayoría bastante desagradables y juntos intenterán hacer de su vida un lugar tranquilo y sin complicaciones.
El episodio piloto tenía otros actores, que parece ser que no funcionaron y fueron sustituídos por los actuales. Al principio, tras verlo y comenzar la serie, me mosqueé. Sólo quedaba George, ya que el resto eran actores nuevos. Creí que Annie no funcionaría, porque la primera actriz lo hizo genial, pero con el paso de los episodios, la fantasma se ha convertido en un personaje increíble y deliciosamente ingénuo y vital.
Mitchell sí que da una imagen más dura al vampiro. Ese cambio me gustó y lo celebré.
Cada uno de los personajes tiene sus características, y es ahí donde la serie discurre con más originalidad.
George, el único de los tres que está vivo realmente, es el que menos vive. Siempre temeroso, tímido y recatado, suele dejar que sean las circusntáncias las que le empujen a actuar.
Por el contrario, Annie es vital y brillante. Ilumina la casa y es el foco en el que se anclan los otros dos.
Mitchell es el asesino reformado, siempre en lucha consigo mismo, pero dispuesto a afrontar los desafíos que con que le reta la vida.
Una gran serie que tiene una versión americana a cargo de SyFy, que todavía no he visto, pero seguro que será muy inferior a esta.
Un saludin

miércoles, febrero 02, 2011

La frase de la semana

La belleza que atrae rara vez coincide con la belleza que enamora.

José Ortega y Gasset (1883-1955) Filósofo y ensayista español.

martes, febrero 01, 2011

Insólito Mundo...

DE LOS DULCES: El merengue proviene de un dulce de la provincia franco-alemana de Mehringen. El dulce y la palabra pasaron a Haití y Santo Domingo, donde se popularizó. También se le puso este nombre a un baile, el Merengue, en el que se sigue el ritmo como al batir la clara de huevo para cocinar el dulce, primero lento, y poco a poco, cogiendo velocidad.

Capitán América: Las otras dos películas

El próximo 22 de julio se estrena Captain America, The First Avenger, o lo que es lo mismo, la película que adapta las aventuras del Capitán América a la gran pantalla, con un Chris Evans que parece pegar más con el traje de las barras y estrellas que con el de la Antorcha Humana. En Cinemaniablog hemos publicado ya varios vídeos del rodaje e imágenes de la película, que no tiene mala pinta. Aunque claro, siempre están los que no lo ven tan claro.
Pero aunque no te lo creas, no es la primera vez que el Vengador estará en las pantallas. Y no me refiero a las versiones animadas, aquella que tenía dibujos de Kirby y que lo que no tenía era animación, sino a películas.
Probablemente te suene esta:



Dirigida por Albert Pyun, siempre la he defendido por lo cutre y básica que es. Básicamente, fue rodada completamente por segunda vez porque lo que vieron los ejecutivos de la productora era impresionante. Como curiosidad, el Capi es Matthew Salinger, hijo del escritor J.D. Sallinger, autor de El Guardián Entre el Centeno.
Pero no es esta la peor adaptación del gran héroe americano, sino que hay algo peor.
Se trata de una película para la televisión de 1979, que viene siendo como una de las series que se hacían entonces, más cutre todavía que la película, que no respetaba el uniforme y que... Bueno, mejor lo ves y opinas.



¿A qué ahora la película de Joe Johnston ya no te parece tan mala?

Un saludín.